María, discípula y misionera con los niños de La Guardia

No podía pasar el mes de mayo, mes de María y mes de las flores, sin acercarnos a la Virgen y volver ante Ella nuestra mirada y corazones. Dentro de este Año de la Misión, los niños de catequesis de la localidad de La Guardia, acompañados de sus padres y madres, han realizado una marcha Mariana Misionera. Desde la Plaza de San Pedro, de la localidad de la Guardia, salimos hacia el templo de la Coronada. Como María se puso en camino hacia la casa de su prima Isabel, llevando en su seno a su Hijo Jesús, e imitando el gozo de María al sentirse mirada por el Amor de Dios, así quisimos caminar por las calles de La Guardia.

Al son de los cánticos “alma misionera” y “mientras recorres la vida” marchamos por las calles y plazas. La alegría, el gozo, las flores, el canto, las palmas….se hacían sonar, llenaban el silencio de las calles del testimonio de unos niños y niñas que, a  ejemplo de María, quieren ser discípulos y misioneros.

A la llegada al templo, los niños con sus ojos cerrados, daban gracias a María por el regalo del curso, por el regalo de su Hijo Jesús y por el regalo de ser la “Mamá” del cielo de cada uno de ellos. Le ofrecieron sus flores y metiendo sus dedos en temperas de colores, rodearon a María de flores, como signo de querer llenar el mundo de color, como Ella lo supo hacer, dando y regalando a Jesús. Los niños y niñas de La Guardia quieren ser misioneros que llenen el mundo de Dios y de Amor.

Grupo de Misioneras de la comunidad Parroquial de La Guardia

Galería Fotográfica: “Mes de mayo en La Guardia”

Compartir: