Los maestros y profesores de religión celebran un encuentro de convivencia por Pascua

Los docentes de religión de la Diócesis, junto con la Delegación diocesana de Enseñanza tuvieron un encuentro de Pascua en la localidad de Arjona.

Además de una visita cultural por esta localidad, que acoge los restos de los mártires San Bonoso y Maximiano, también disfrutaron de un encuentro con el Señor a través de una Eucaristía presidida por el Párroco de Arjona, D. Miguel José Cano López.

D. Miguel Cano en su homilía, y a la luz de los textos proclamados, invitó a los profesores de Religión a tres cosas:

Desde los Hechos de los Apóstoles, como Pablo,  “a ser Apóstoles enviados al mundo con el poder del Espíritu Santo. Maestros con la fuerza de la fe y la parresia del Evangelio de Cristo”.

A la luz del Evangelio de San Juan, el sacerdote habló de la vigencia del “odio a la fe”, tal y como lo hicieron con el Divino Maestro. En este sentido, Cano López explicó que ahora ese “odio se disfraza de ninguneo e indiferencia al maestro de Religión”.

En este sentido, dijo que a los docentes de Religión les toca “ser fieles a la verdad y mártires de la Fe; soportando con amor los desprecios del mundo «porque no somos del mundo».  Y puso como ejemplo a los mártires actuales, hoy mismo, de Oriente Medio.: antes morir que renegar de la fe”.

Por último, quiso poner en el centro de las vidas de los maestros a María “nuestra Madre y Maestra espiritual en el camino de la fe nos invita a ser  hombres y mujeres  de Comunión, hombres de Iglesia. Piedras vivas de las Parroquias y Comunidades… en torno a María Madre de Comunión”.

Por último el Párroco hizo referencia a la fuerza de la ciudad de Arjona “Cerro Santo de Mártires”  en la que se vive con fuerza la fe cristiana desde el S. IV.

Al concluir la Santa Misa se leyó el siguiente Acción de Gracias:

Hoy es un nuevo día que me regalas para cumplir la misión que me has encomendado, de ser Maestro como Tú lo has sido.

Tú no enseñaste teoría  sino vida, porque tus Palabras estaban cargadas de  Amor y Paz.

Dame responsabilidad para preparar mis clases a conciencia, sabiendo que más que contenidos , quiero enseñar vida.

Por tus manos pasaron diferentes clases de mentes que poco a poco fuiste transformando , sembrando en ellas la semilla de tu Evangelio que defendieron con su propia vida.

Dame  sabiduría para aprender a leer el corazón y la mente de mis niños , descubrir sus sueños y sentimientos , para lograr llegar a ellos y regalarles una buena dosis de esperanza y paz.

No quiero despertar en ellos temor , solo quiero que confíen en mí y me abran su corazón.

Dame sensibilidad para comprender sus luchas , los conflictos a que se enfrentan día a día, para brindarles mi apoyo, y así  no caer en el error de ser una máquina  que imprime conocimientos sin sentimientos  o, tal vez, no pagar con ellos mis malos momentos.

Haz que no olvide que cada uno de ellos es barro blando que toma forma en mis manos. Por lo tanto, es mi responsabilidad la obra que haga de ellos. Sé que en los niños y jóvenes que eduque hoy, está la esperanza de un mundo mejor.

Quiero que mis estudiantes aprendan a escribir su propia vida, a sumar sus bendiciones , a restar las limitaciones , y así poder multiplicar sus dones , para dividirlos entre quienes les rodean.

Sé que no soy el Maestro de Maestros, como Tú lo has sido, sólo quiero seguir tus pasos , enseñar vida y amor.

Sé que cometo errores , que no soy perfecto , por eso te pido que me ayudes a ser cada día mejor , para lograr llevar a todos tu mensaje de liberación.

Gracias por llamarme a seguir esta vocación . Gracias por pensar en mí  para  transformar mentes y corazones, y lograr hacer de éste , un mundo más humano y mejor.

Jesús , Maestro de Maestro, enséñame a ser como Tú.  AMÉN

Galería Fotográfica: “Encuentro de Pascua de los profesores de Religión”

Compartir: