Los jóvenes de la Adoración Nocturna de Jaén peregrinaron a Fátima

Durante el fin de semana del 15,16 y 17 de septiembre, un nutrido grupo de jóvenes y adolescentes de la Adoración Nocturna de Jaén se dieron cita en Fátima, para celebrar su ya tradicional convivencia diocesana anual. Dicha convivencia, como no podía ser de otra manera en este año, fue celebrada en el Santuario de Nuestra Señora de Fátima, lugar mariano por excelencia, donde hace 100 años nuestra Madre se apareció a tres humildes pastores.

Jóvenes y adolescentes de las localidades de Jaén, Torreperogil, Jodar,Torredelcampo y Baeza comenzaban esta peregrinación en la tarde del 15 de septiembre, rumbo a Portugal. Esta peregrinación comenzaba con la celebración de la Santa Misa de envío de peregrinos, tras la misma, todos los adoradores continuaron su viaje para llegar ya en la noche del viernes al destino tan esperado. El centro pastoral Pablo VI fue el elegido para albergar a los peregrinos durante estos tres días.

La jornada del sábado comenzaba con el rezo de laudes. Tras el desayuno, los jóvenes, adolescentes y tarsicios participaron en tres catequesis, que fueron impartidas por D. Fernando Resola Moral, director espiritual de la ANE joven de Jaén, y los sacerdotes D.  José María Aguas y D. Antonio Pavía Martín-Ambrosio. Las mismas trataron sobre el sacramento de la penitencia, el mensaje de Fátima y sobre la figura de San Pedro.

Tras las catequesis de la mañana y el rezo del ángelus, los adoradores realizaron el itinerario jubilar marcado con motivo del centenario de las apariciones, realizando un bello recorrido por los lugares más destacados, donde pudieron compartir diferentes oraciones al llegar a cada lugar del itinerario, haciendo, si cabe, más hermoso e íntimo el peregrinaje por Fátima. Concluyó la jornada de la mañana con la comida de convivencia, donde los peregrinos compartieron sus impresiones.

La tarde del sábado se inició con una charla impartida por D. Héctor, sacerdote encargado en el Santuario de los peregrinos de lengua hispana, el cual durante su intervención hizo ver a los peregrinos más jóvenes, como tres niños hicieron cambiar la historia de la humanidad. Al término de esta charla, se produjo uno de los momentos centrales de esta peregrinación que fue la confesión de los peregrinos, donde la mayoría de ellos, se reconciliaron con el Padre a través de este hermoso sacramento.

Con el corazón preparado, los jóvenes adoradores se acercaron hasta la puerta del jubileo, donde tras el rezo del credo, cruzaron la misma para así ganar la indulgencia.

Tras un rato de tiempo libre, tenía lugar la celebración del Santo Sacrificio de la Misa en la Capelina, que fue presidida por D. Fernando Resola Mora. Fue una gran sorpresa para todos los peregrinos de nuestra Diócesis, que pudieron compartir esta celebración, con centenares de peregrinos llegados de diferentes lugares de la geografía mundial. Fue muy enriquecedor.

Llegada la noche, los adoradores volvían a la explanada del Santuario, donde tenía lugar el rezo del Santo Rosario, ante la presencia de la imagen de Nuestra Señora de Fátima, sin duda alguna, fue uno de los momentos que más marcó a los peregrinos.  La diversidad de la Iglesia, presente en varios idiomas durante el rezo del Santo Rosario, marcó a todos los presentes, que con su vela encendida, se sumaron en una sola voz para así comprender el mensaje de la Virgen. Finalizado el rezo tendría lugar la procesión de las velas, presidida por la imagen de la Virgen, que recorrió, entre cantos, oraciones y suplicas, la explanada del santuario.

Cuando la media noche marcó el reloj comenzaron los diferentes turnos de vela ante el Santísimo Sacramento en la Capilla del centro pastoral Pablo VI, que se prolongaron hasta el alba, finalizando esta adoración con la bendición de S.D.M. y la celebración del Santo Sacrificio de la Misa en la Capela da Morte de Jesús.

Tras el desayuno, vivimos uno de los momentos más emotivos de la peregrinación y es que, ante la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, situada en la explanada del Santuario, tenía lugar la consagración de todos los presentes al Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, realizando, al termino de dicho acto de consagración, una ofrenda floral a Nuestra Madre, la cual pudieron ver muy cerca los adoradores debido a que en esos momentos, de feliz coincidencia, el paso de la Virgen se encontraba a las puertas de la Capelina, para iniciar la procesión hasta el altar mayor situado a las puertas de la Basílica.

Durante la jornada de la mañana del domingo, los peregrinos pudieron conocer de su cuenta este lugar, visitar los lugares más emblemáticos y disfrutar de un rato de tiempo libre, concluyendo con la comida de confraternidad y la despedida a la Virgen, como es tradición en Fátima, antes de emprender el camino de vuelta.

Sin lugar a dudas, un fin de semana más que enriquecedor, donde los jóvenes y adolescentes de la Adoración Nocturna de Jaén han podido acercarse a Jesús de la mano de la Virgen María.

José García Checa
Adoración Nocturna diocesana

Galería fotográfica: “Peregrinación de los jóvenes de ANE Jaén a Fátima”

Compartir: