Las familias de la Diócesis se unen al Papa en el encuentro mundial

El Inmaculado Corazón de María unió los corazones de cientos de familia en el Seminario, que convocados por el Santo Padre, quisieron unirse desde la Iglesia de Jaén al X Encuentro Mundial de la Familia.

Meses de preparación y de trabajo del equipo del Secretariado de Familia y Vida para que las jornadas del 25 y 26 de junio estuvieran marcadas por la acogida de la Iglesia de Jaén a las familias que quisieron unirse a este encuentro, que se celebró en todo el mundo bajo el lema, “El amor familiar: vocación y camino de santidad”.

Recogida de acreditaciones, inscripción en la gincana familiar y mucha alegría la que se palpaba en la entrada a la Casa de la Iglesia de Jaén en una mañana radiante de verano.

Los directores del Secretariado explicaron en su intervención que “del amor vivido en la familia nace la vocación de cada hijo; es el amor saboreado en el hogar el que traza las primeras sendas del camino de la santidad”.

Además, explicaron que el encuentro estaría centrado en la misión con sus  tres pilares:

La evangelización, salir a los caminos, salir a la ciudad; la celebración, momentos de oración, dónde recibimos el impulso para alimentar nuestra vocación; y momentos de compartir.

Después de las palabras de bienvenida de los directores del Secretariado, Isabel Gómez y Juan de Dios García, pusieron el encuentro bajo la intercesión del Inmaculado Corazón de María con una oración participada por todos y presidida por el Obispo de la Diócesis, Don Sebastián Chico Martínez, quien estuvo acompañando el encuentro desde primera hora.

En su intervención, el Prelado jiennense pidió a los asistentes ser “sal y luz en medio del mundo. Dar a conocer la grandeza de la familia, la santidad de la familia en el mundo, la herramienta tan preciosa que ha puesto el Señor en nuestras manos para alcanzar la plenitud de nuestro ser y la santidad en nuestra vida”. En este sentido, Don Sebastián insistió en que la “familia es un don”.

Los más pequeños compusieron con grandes letras de colores la palabra FAMILIA, en uno de los momentos más tiernos de la mañana.  Cantando “Jesusito de mi vida” con coreografía en la que participaron todos los asistentes concluyó esta primera parte de la jornada.

Antes de comenzar las actividades organizadas, el Obispo mantuvo un encuentro improvisado y cercano con los participantes, en el que anunció que el Secretariado pasará a ser Delegación Episcopal.

Después del saludo del Obispo la jornada continuó con una gincana familiar en la que grandes y pequeños nos divertimos con las distintas pruebas organizadas en diversos lugares emblemáticos cercanos al Seminario de Jaén.

Tras la gincana llegó el momento de la comida compartida disfrutada por todas las familias presentes y que sirvió para estrechar lazos y reponer fuerzas para la tarde, que comenzó con las distintas tertulias familiares. Tertulias que fueron muy enriquecedoras y cumplieron su objetivo, que las familias inicialmente compartieran sus opiniones en cada uno de los temas elegidos y así poder seguir profundizando y formándose en otros foros y formatos.

Ya a media tarde el turno fue para D. Luis Gutiérrez Rojas, psiquiatra, que con la charla Educar con amor y humor, de una forma muy divertida y distendida, nos regaló herramientas para ser mejores padres, mejores esposos y disfrutar más de la educación de nuestros hijos.

Con el enriquecimiento de la charla llegó el momento de oración, para agradecer al Señor por nuestras familias y pedir por todas aquellas que pasan dificultades. Se contó con el testimonio de una familia que ha acogido a una familia ucraniana que también contó su vivencia.

Ya cenados, y con la alegría de todo lo vivido durante el día, fue el momento para la música en la plaza de Santa María, donde nos unimos con los adolescentes que participaron en su encuentro diocesano de este año, y poder disfrutar del concierto de Grilex a beneficio de Cáritas Ucrania. Sin duda fue un espectáculo cargado de energía y fuerza, lleno de Dios, que no dejó indiferente a nadie.

El Encuentro concluyó con la Eucarística del domingo por la mañana en la S.I. Catedral, en la que nuestro obispo D. Sebastián Chico, felicitó, bendijo y animó a todas las familias presentes, sin olvidarse de aquellas que por la enfermedad y otros motivos no pudieron estar.

Galería fotográfica: «X Encuentro Mundial de las Familias en Jaén»

 

Compartir: