La peregrinación diocesana culmina en Badajoz con la Eucaristía en la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad

IMG_3744El pasado miércoles, 24 de abril, la peregrinación diocesana partía hacía Jaén, con parada en Badajoz. En esta última jornada el Obispo, Don Amadeo Rodríguez Magro, presidía la Eucaristía en la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad, patrona de Badajoz.

Durante toda la celebración eucarística la Cruz de la Misión diocesana presidía el altar mayor.

Durante su homilía, Don Amadeo hacía una mención especial a la Misión diocesana que se está llevando a cabo en la Diócesis de Jaén. En este sentido, reconocía que como misioneros“hay una cosa en la que todos podemos participar siempre. Hay mucha gente que pide nuestra oración y que necesita de nuestra oración”.  Y continuaba animando a compartir lo que tenemos,“tengo fe en Jesucristo y le pido por ti, por tu problema, por tu hijo… pidamos por el mundo”. “Pidamos por la conversión de los pecadores, por el encuentro con Cristo, por la conversión de los que dicen ser cristianos y no viven como ellos… Eso es hacer misión. Y, por supuesto, todo lo haremos muy bien si lo pasamos por la Virgen”.

Finalmente, el Prelado jiennense pedía a los fieles que “no nos olvidemos nunca de pedir la intercesión de la Virgen: En la diócesis de Jaén, la de la Virgen de la Cabeza; y los pacenseses, la de la Virgen de la Soledad. Pidámosle para que cambie el corazón del hombre y el corazón del mundo”.

Durante su visita a la ermita el Obispo, natural de la localidad pacense de San Jorge de Alor,  se mostró tremendamente emocionado por poder venerar, junto a los fieles de Jaén, a su patrona, y compartir con ellos esa jornada tan especial y mariana.

Galería fotográfica: “Eucaristía en la Ermita de Nuestra Señora de la Soledad” 

Compartir: