La peregrinación diocesana conoce Petra

El tercer día de la peregrinación a Tierra Santa impulsada por la Diócesis a través del Secretariado de Turismo y peregrinaciones, ha visitado Jordania.

La primera parada ha sido en Jerash, la ciudad romana que mejor conservada en Oriente Medio. Fue como trasladarse a la Roma clásica: el Arco de Adriano, el teatro romano, la Plaza de las Columnas, así como algunos restos de iglesias de la época bizantina.

Por la tarde, la excursión se dirigió hacia Petra. Capital del antiguo reino Nabateo, la parada más espectacular fue delante del tesoro, los restos de palacio que se conservan con su característica piedra rosada.

Ya en el hotel, el Obispo presidió la Eucaristía. En el altar, lucía la Cruz de la Misión y contó con la participación de todos los peregrinos.

Compartir: