La HOAC de Jaén celebra su día compartiendo la urgente necesidad de un cambio de mentalidad ante tanta injusticia y sufrimiento

Al igual que en el resto de Diócesis del país, durante mayo y junio militantes, simpatizantes, familias y amistades de la HOAC de Jaén se han reunido en la parroquia de San Juan Bosco para celebrar el Día  de la HOAC. Tuvieron oportunidad de visionar la película “Yo, Daniel Blake” de Ken Loach y de dialogar sobre la necesidad de un cambio en la atmósfera cultural que nos envuelve y que se construye sobre la base del bien individual y la máxima rentabilidad y cómo esto está devaluando la sagrada dignidad del ser humano y “deconstruyendo” a la persona, deshumanizándola ante dimensiones fundamentales de su existencia, como es el trabajo humano.

Esta celebración se enmarca en la campaña de la HOAC “Trabajo Digno para una sociedad Decente”. Ante las dramáticas situaciones de injusticia que sufren las personas trabajadoras hemos reflexionado y afirmado que para que una sociedad sea decente, necesita que el trabajo contemple la sagrada dignidad de la persona y , a su vez, ese trabajo digno necesita de una sociedad que se organice para que todas las personas, sobre todo las más precarias y empobrecidas, puedan vivir con dignidad. Por todo ello la HOAC ve urgente un cambio de mentalidad y de la atmósfera cultural que nos envuelve y que nos orienta a vivir mirando a otro lado.

Al calor de la película presentada como una película de “aventuras y de amor donde ganan los malos y pierden los buenos” donde el protagonista, un trabajador, carpintero de 59 años que se ve en un callejón sin salida al sufrir una enfermedad del corazón, hemos compartido situaciones vividas en la HOAC en donde se empieza a dar el cambio: acompañamiento a familias con desahucios, acompañamiento a empleadas del hogar, camareras de piso, familias que solicitan la renta mínima…, porque queremos ser voz de Iglesia en la denuncia de las injusticias, en el trabajo, la política y la economía junto a otras organizaciones como Cáritas y Confer (Iniciativa, Iglesia Unida por el Trabajo Decente).

Para combatir esta cultura son necesarias personas con espíritu y con fe en un mundo mejor, formar parte de la vida de nuestros compañeros y compañeras, acompañando su precariedad, poniendo en marcha iniciativas donde compartir los bienes, el tiempo, las ideas, las habilidades, formándonos para recuperar la conciencia obrera, generando iniciativas alternativas de vida y de trabajo y desarrollando acciones y gestos lúdicos-reivindicativos que sean voz de los empobrecidos y supongan cambios en las instituciones.

Habiendo celebrado recientemente la fiesta de Pentecostés recordamos con el Papa Francisco que “El Espíritu Santo obra como quiere, cuando quiere y donde quiere; nosotros nos entregamos pero sin pretender resultados llamativos. Solo sabemos que nuestra entrega es necesaria”(Evangelii gaudium, 279).

Hermandad Obrera de Acción Católica.  HOAC. Jaén

Compartir: