La Eucaristía, tema central del retiro de los miembros del COF

El pasado domingo 27 de octubre, en el seminario diocesano de Jaén, los miembros del Centro de Orientación Familiar (C.O.F.- Jaén) de sus distintas secciones -Orientación, Talleres de Educación Afectivo Sexual y Proyecto Raquel- reflexionaron, dirigidos por el Vicario General de la Diócesis, sobre “La Eucaristía, Corazón de la Iglesia Domestica”.

En el marco de este tercer año del Plan Diocesano de Pastoral, en el que toda la iglesia de Jaén pondrá énfasis en la Liturgia, la espiritualidad y la oración, D. Francisco Juan Martínez Rojas profundizó en los tres pilares de su reflexión; El domingo como Día del Señor y Fiesta de la Familia, la Eucaristía “forma” de la Comunidad, y la Eucaristía nos Construye como Iglesia.

Partiendo de que toda espiritualidad debe ser necesariamente litúrgica, ya que la liturgia es la cumbre y la fuente de nuestro vivir cristiano, se nos invitaba a convertir a la familia en “apóstol del domingo”. Que cada domingo celebremos gozosamente el encuentro con Cristo Resucitado, recordando las palabras de San Juan Pablo II en su carta apostólica Dies Domini en las que nos animaba a recuperar el sentido pleno del domingo, donde recalcaba que “el domingo es el día del Señor, pero también un día para el descanso, la familia, y la caridad”.

Una plena participación en la Eucaristía, que no significa el “hacer cosas en la misa”, tiene un fundamento, el Bautismo, y un fin, beber plenamente el espíritu cristiano. La misa dominical es lugar de encuentro privilegiado con la Palabra.Pero hemos de recordar que la familia debe ser el primer lugar dónde se escuche, se medite y se viva el encuentro con Dios a través de la Palabra, una forma de recuperar esa centralidad en nuestras vidas es incorporar la Lectio Divina como elemento fundamental de nuestra vida espiritual.

Sin duda, la Eucaristía es el corazón de la Iglesia, y la autenticidad de nuestra participación en ella se refleja en lo que hacemos después del “… podéis ir en paz”,que no lo deberíamos interpretar como una despedida, sino como un envío a la vida, para prolongar la Eucaristía en nuestra familia, en el mundo del trabajo, en la sociedad, en las actividades que desarrollamos cada día.

La jornada se completó con un momento para la reflexión personal,  culminando con la participación en la celebración de la Eucaristía en la Catedral de Jaén, en el domingo que se celebra el aniversario de su consagración.

Junto a estos momentos especiales, de reflexión, oración y retiro, el Centro de Orientación Familiar también tiene programadas distintas actividades formativas con el fin de hacer realidad las palabras de nuestro Obispo, Don Amadeo; “sigamos trabajando en comunión y en corresponsabilidad, para responder a los retos que nos presentan los tiempos que nos han tocado vivir y a las necesidades de los hombres y mujeres que el Señor nos ha dado como compañeros en el camino de la vida. Con alegría. Con ardor. Con confianza,pues «el Espíritu acude en ayuda de nuestra debilidad» (Rm 8,26).

Ricardo Cobo
Miembro del COF

Compartir: