La Diócesis potenciará la Caridad durante el próximo curso

De forma virtual, por videoconferencia, se ha celebrado esta mañana la asamblea diocesana, la cuarta que se lleva a cabo en la Diócesis desde que se iniciara el episcopado de Don Amadeo en 2016.

Esta asamblea, que cada año reúne a varios centenares de personas en el Seminario, en esta ocasión se ha desarrollado con menos personas, en torno a las cincuenta,  pero con representación de todas las áreas.

Con este encuentro se pretenden asentar las bases de trabajo del próximo curso pastoral, el 2020-2021, que estará guiado por la Caridad, después de que los años anteriores se trabajara la Comunión, la Evangelización y la Santidad.

La videoconferencia daba comienzo con la oración de la Hora Intermedia. Después de saludar al recién nombrado Obispo de Astorga, Don Jesús Fernández,  invitado en la asamblea para ofrecer una charla. El Prelado jiennense tomó la palabra para dar la bienvenida a todos y ofrecer una visión general de estos cuatro años de trabajo.

20200620_122733Intervención de Don Amadeo

“La Iglesia que se acerca, que está disponible y que cura todo tipo de heridas”, comenzó afirmando el Obispo. “Hacemos la asamblea para actualizar nuestro plan pastoral, “El sueño misionero de llegar a todos”, basado en la Evangelii Gaudium del Papa Francisco. Después hizo un repaso por los distintos años en los que ha ido transitando el Plan Pastoral y agradeció las numerosas aportaciones que habían llegado para completar la propuesta general de trabajo del próximo curso.

En su presentación de la Asamblea, el Obispo de Jaén indicó que “La Caridad lo enriquece todo. Este año vamos a trabajar la Caridad sin olvidar los otros pilares que ya hemos trabajado en años anteriores”.

El Prelado del Santo Reino animó a preguntarse, “Cómo vivir para servir”. “El servicio es nuestra identificación con Cristo. El servicio marca el estilo y la relación de un cristiano con los que les rodea, especialmente con los pobres. El servicio es ante todo, un programar bien las cosas, un tener los medios, pero sobre todo es una actitud mística con la que ha de vivir y sentir un cristiano que se debe mover entre la pasión por Cristo y la pasión por los pobres.  Si no servimos desde la fe en Jesucristo corremos el peligro de estorbar y no trasparentar la imagen de Cristo servidor”.

En este sentido, Don Amadeo quiso aclarar que “La Caridad no es la marca de una ONG, es la manifestación del amor de Dios por los pobres de la tierra, en la que la opción fundamental es el amor por los pobres. El amor, la caridad es una fuerza extraordinaria que mueve a las personas a trabajar en el campo de la justicia y la paz”.

Por último, quiso “situar nuestro Plan de Pastoral es mucho más que objetivos y acciones y reflejar que todo lo hacemos en nombre de Cristo. Que la acción de la Caridad tenga la mejor organización, los mejores formados, pero sobre todo que rompamos con las inercias que nos llevan a hacer siempre lo mismo. Poniendo a nuestra Caridad imaginación fraterna y espiritual”.  Como decía San Juan Pablo II,   la “imaginación de la Caridad”, que promueva las ayudas, pero sobre todo la cercanía con quien sufre”.

El Obispo, en este sentido, ha propuesto “la santidad como camino a la Caridad” sobre todo de los que ponen su vida al servicio de Cáritas.

A continuación, presentó al hasta ahora auxiliar de Santiago de Compostela y recién nombrado Obispo de Astorga, D. Jesús Fernández González y que actualmente desarrolla, entre otras labores pastorales la de Obispo acompañante de Cáritas española.

Monseñor Jesús Fernández

Monseñor Fernández González comenzó felicitando al Obispo y a la Diócesis por el Plan Pastoral “que estáis desarrollando en profunda comunión con el Papa Francisco y con la sinodalidad”.  En este sentido apuntó, “todos los bautizados estamos llamados a descubrir a los pobres y el servicio de los necesitados es parte de nuestra identidad como cristianos”.

El recién nombrado Obispo de Astorga quiso recordar la parábola del Buen Samaritano para hablar de obstáculos en el camino hacia el pobre y el excluido.

  • Obstáculos culturales

Una cultura que valora más el dinero que la persona.

Una cultura consumista

Nuevo paganismo individualista

Relativismo teórico, en la cultura de la postverdad

Relativismo práctico que afecta a los valores morales

 

  • Obstáculo personales

Prejuicios

Falsedades

Globalización de la Indiferencia

 

  • Quiso potenciar el cultivo de una espiritualidad adecuada

Una espiritualidad de ojos abiertos, en la que Jesús destila compasión, cercanía y ayuda.

La luz de la fe se pone al servicio de la justicia, del derecho y la paz. La fe nos ayuda a edificar nuestra sociedad sobre la justicia.

Sembrar fe es sembrar caridad

  • Teniendo en cuenta una espiritualidad de la encarnación

“Aprojimarse”

Estar cerca de la gente

Espiritualidad que se alimenta contemplando y celebrando la misericordia

Junto a la contemplación, la celebración.

 

  • Vivir y anunciar la misericordia

Que sientan el calor de nuestra paciencia de nuestra amistad y de la fraternidad

Hay muchos tipos de pobreza, la mayor: la ausencia de Dios

Porque los bautizados estamos llamados a Evangelizar

Entre la evangelización y la promoción humana existen lazos muy fuertes

Es tarea de todo cristiano en ir más allá de la pobreza paliativa ha de ser curativa y propositiva

 

  • A la vez que propuso acciones más concretas

Atención primaria, inclusión social y escucha

Apostar por una economía solidaria, inclusiva en el empleo, en las relaciones comerciales y en la defensa y opción por un sistema financiero ajustado a los criterios éticos

Comprometerse con un trabajo decente

Combatir la trata de personas

Si cuidas el planeta, combates la pobreza:
si acumulas más de lo necesario

Fortalecer la animación comunitaria

 

20200620_123014Aportaciones:

Después de la conferencia de Monseñor Fernández, tomó la palabra el Vicario de Evangelización,  D. Juan Ignacio Damas, para explicar cómo se habían hecho las aportaciones al nuevo curso pastora que mostró a través de un video.

“A pesar de las dificultades para reunirse los grupos, creíamos que este año íbamos a tener menos aportaciones. Pero han llegado más que otros años. Eso me demuestra el interés que la Iglesia de Jaén tiene por la Caridad”, explicó el Vicario de Evangelización.

Al finalizar explicó que se abre ahora un periodo de nuevas aportaciones que durará quince días y que serán añadidas.

Para concluir la asamblea, el Obispo diocesano tomó la palabra para animar en el apasionante trabajo de la Caridad que ocupará el próximo curso. Apeló a la responsabilidad y a la comunión del pueblo para llevar a cabo esta propuesta.

Con el rezo del Ángelus concluyó la asamblea.

Descargar ponencia de Jesús Fernández González, Obispo Electo de Astorga

Compartir: