La Catedral acoge la Confirmación de adultos y de los alumnos de los Colegios Altocastillo y Guadalimar

El pasado domingo, solemnidad de la Ascensión, y el lunes, vísperas de San Eufrasio, la Catedral de Jaén ha sido testigo de las Confirmaciones de más de un centenar de fieles, en unas ceremonias presididas por el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro.

El domingo, Ascensión del Señor, un grupo de unos treinta adultos de las parroquias de Santiago Apóstol, San Eufrasio, San Miguel, La Merced, San Pedro Pascual de Jaén; La Encarnación de Mancha Real; el Santísimo Cristo de la Yedra; así como de la Cofradía de la Buena Muerte, recibieron el don del Espíritu Santo de manos del Pastor de la Diócesis, Don Amadeo.
En su homilía, y después de haber presentado a su consideración a los candidatos a recibir este Sacramento, el Obispo recordó que la celebración de la solemnidad de la Ascensión es un día de alegría para los cristianos. “Es una despedida. Después de haber estado el Hijo de Dios en medio del mundo, se va, después de verlo resucitado, se va, pero es un día muy hermoso, porque se va para quedarse con nosotros hasta el fin del mundo”. Para continuar explicando, “En la Ascensión estaba naciendo algo nuevo, una nueva presencia, una nueva encarnación de Jesús en medio del mundo, estaba naciendo la Iglesia, estaban naciendo los creyentes convocados en la misma fe”. A la vez que recordó que la misión que deja Cristo a los once es la de “establecer en el mundo el Reino de Dios y traer al mundo la salvación de Dios y ofrecérselos a todos los hombres de la tierra”. Después, dirigiéndose a los confirmandos les manifiesto que con el Sacramento que iban a recibir, “Jesús os está diciendo, id al mundo entero y anunciad el Evangelio. Sed mis testigos. Convertid vuestra vida en testimonio de Cristo”.

Al finalizar, el Obispo procedió al ritual, que a través de la imposición de manos y la marca en la frente con el óleo santo los confirmandos reciben la fuerza del Espíritu Santo. Una marca que imprime carácter y que los configura como cristianos.

Lectores
También, en la misma celebración, un grupo de profesores de Religión fueron acreditados como Lectores por el Obispo. La Delegada de Enseñanza de la Diócesis, Dª Celedonia Ortega presentó a los candidatos y la formación que habían recibido para ejercer este ministerio durante los próximos cinco años. El Prelado, antes de bendecirlos, les dirigió unas palabras cariñosas a los candidatos en las que les insistió que el ser Lector “es una responsabilidad personal para vosotros y es un don. Somos lo que Dios hace de nosotros. Y lo que hace con la Palabra es venir a nosotros, enriquecernos, llamarnos y convocarnos por el Señor. La Palabra es llamar, ofrecer, servir… la Palabra tiene un corazón, un rostro, y un nombre: es, Palabra de Dios, manifestada en Jesucristo el Señor por la acción del Espíritu Santo en la Iglesia”.

Colegios Guadalimar y Altocastillo
En la Víspera de la solemnidad del primer Obispo de la Diócesis, San Eufrasio, un grupo de unos 80 niños y niñas de los Colegios Guadalimar y Altocastillo. Acompañados de sus padres,  padrinos, profesores, familiares y catequistas que quisieron estar presentes en la administración de este Sacramento tan definitorio para la vida del cristiano.

En su homilía, el Obispo del Santo Reino se dirigió a los jóvenes para decirles que “en la vida todo es amor. Porque el origen del amor en el corazón humano es Dios mismo y por eso toda vuestra vida está llena de gestos de amor de Dios”. Para continuar diciendo, “aunque seamos frágiles, débiles… llevamos nuestro Tesoro en vasijas de barro. Y debéis cuidar vuestra relación con Dios, nuestro Padre. También reconoció la labor de los padres, formadores y catequistas en su formación vital, educativa y de fe, y puso de manifiesto los lugares de enriquecimiento para su vida: “su casa, la escuela y la parroquia”.

Al finalizar, junto con el Vicario General de la Diócesis, D. Francisco Juan Martínez Rojas administró el Sacramento de la Confirmación.

Los alumnos, recién confirmados, hicieron la Oración de los fieles, y los padres fueron encargados de llevar ante el altar las ofrendas.

Escucharte puso la nota musical en la celebración Eucarística.

Galería Fotográfica: “Confirmaciones de adultos en la Solemnidad de la Ascensión”

Galería Fotográfica: “Confirmaciones de los alumnos de Guadalimar y Altocastillo”

 

 

Compartir: