Fieles de Jamilena reúnen dos mil euros para las Hermanitas de los Pobres

La parroquia del municipio reúne dos mil euros entre los feligreses para aliviar la situación por la que pasa la residencia de mayores por culpa del coronavirus

«No me esperaba una respuesta tan generosa». Lo dice, satisfecho, José Antonio Sánchez Ortiz, párroco de la Natividad de Jamilena, que en cuanto tuvo conocimiento de la situación de escasez que padece la Residencia de Mayores de las Hermanitas de los Pobres, en Jaén capital, tuvo claro que su parroquia no podía ser ajena al llamamiento de las religiosas:

«Propuse a los feligreses que como las monjas habían hecho esta llamada de auxilio, había que intentar recaudar fondos y enviárselos, bien dejando el dinero en el buzón de la parroquia o a través de un medio telemático, y la verdad es que ha ido muy bien». Y tanto, como que los feligreses se han echado para adelante y, gracias a su generosidad, las hermanas pueden respirar un poco y continuar con su labor asistencial: ¡dos mil euros han viajado desde el pueblo hasta el Paseo de la Estación!

«Yo no me esperaba tampoco esta respuesta tan generosa. La forma de poder recaudar estos fondos no era fácil, y la respuesta ha sido sorprendente, magnífica», celebra el sacerdote, y aclara: «Prácticamente la mitad de los dos mil euros ha venido a través del ‘Bizum’, ha sido una cosa sorprendente, yo era la primera vez que utilizaba este medio». Las nuevas tecnologías al servicio de la caridad.

Gracias a la iniciativa del párroco y a la generosísima actitud de los jamilenudos, el SOS de estas religiosas no se ha diluido en el silencio de las calles vacías, no; antes bien, ha calado las fachadas y, desde el propio móvil de los más jóvenes o el esfuerzo de los mayores para acercarse al buzón del templo (a ver quién dice que salir para eso no era esencial) ha insuflado ánimos a la residencia: «Las monjas están contentas, es lógico; en estos momentos, al vivir solo de la generosidad y de la providencia, sin ningún tipo de subvención, están en una situación crítica, no pueden salir a pedir, que es lo que hacen habitualmente. Así que hemos intentado echarles una mano y ya está. Lo hemos hecho porque creíamos que era lo que tocaba».

«La caridad es la que nos da paciencia en las aflicciones, moderación en la prosperidad, valor en las adversidades, alegría en las obras buenas», escribió San Agustín hace la tira de siglos, como si acabara de pasar por Jamilena en 2020, en pleno confinamiento por culpa del coronavirus, y se hubiese inspirado en la virtud de sus vecinos.

Javier Cano
La Contra de Jaén

Compartir: