Eucaristía de acción de gracias y despedida de la nueva presidenta general de la HOAC

Militantes, amigos, familiares y feligreses de la parroquia de san Juan Bosco de Jaén, en el marco de la celebración de la Eucaristía, despedimos a Maru Megina,  animándola en su nuevo compromiso como presidenta general de la HOAC durante los próximos cuatro años. Concelebraron la eucaristía el consiliario de la HOAC, Pepe González y el exconsiliario, Antonio Ugarte.

Antonio Ugarte mostró su alegría por el hecho de que Maru sea la segunda mujer militante que ha ocupado esta responsabilidad en los 75 años de vida de la HOAC, haciendo referencia a la ejemplaridad que viene mostrando Maru en su quehacer apostólico. También puso de manifiesto cómo María de Nazaret nos presenta  y nos acerca a un Dios humano. Animó a Maru con sus palabras a impulsar cambios en la sociedad y la iglesia desde su servicio, pidiendo que sea la mujer militante que necesita el mundo obrero y la Iglesia hoy. Y que contará con las oraciones de  los  militantes de Jaén por la marcha de la HOAC general y por su presidenta para que ésta colabore en la transformación, por un lado, de la política en políticas decentes procuradoras de un trabajo digno y, por otro lado, de la Iglesia en una comunidad favorecedora de fraternidad y amistad social.

Pepe González animó a Maru a cultivar una espiritualidad del cuidado, mostrando en primer lugar solicitud, desvelo y atención al otro como una actitud afectiva con personas y grupos. En segundo lugar, descubriendo su propia responsabilidad ante el que sufre, haciéndose cargo del otro y acompañándole y en último lugar como plan de prevención. Pepe le recordó, de la mano del Papa Francisco, que este cuidado es la fuerza vital que procura la vida y que desde el cuidado debemos acompañar, cuidar y sostener a los más débiles y frágiles en nuestros barrios, pueblos, parroquias, trabajo, familia…

Maru agradeció emocionada y feliz esa especial celebración al sentirse arropada y querida en su compromiso y enviada a la evangelización de los trabajadores, parados, precarios sin derechos…enviada a luchar por el bien común y por la dignidad del trabajo, especialmente por el bien de los empobrecidos para así construir fraternidad. Manifestó que se sentía especialmente afortunada por el servicio que prestará en la HOAC. También se sinceró transmitiéndonos cómo echaría de menos la HOAC de Jaén, el barrio, amigos, parroquia… pero de la mano del Papa nos recordó que “quien ama tiene la seguridad de que no se pierde ninguno de sus trabajos, ningún cansancio, ninguna dolorosa paciencia porque todo eso circula por el mundo como una fuerza de vida”. Recordó también a Rovirosa, primer militante de la HOAC que nos dice que nuestra misión no es construir sino sembrar y abonar. Agradeció por último los regalos que la acompañarán ligera de equipaje, signo claro de una espiritualidad militante, obrera y cristiana, frente a una cultura materialista y acaparadora. Regalos que le traerán al corazón y a la memoria la experiencia vivida en nuestra diócesis

Por último, agradeció las palabras del Señor Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez, que bendecía el compromiso de Maru, deseándole que “desde las más profundas raíces del Evangelio y desde el espíritu de la HOAC, pueda ser una gran animadora, con un serio y profundo compromiso en bien de la dignidad de los hombres y mujeres de nuestro tiempo”.

Hermandad Obrera de Acción Católica. HOAC. Jaén

Compartir: