Eucaristía de Acción de Gracias por el vigésimo aniversario de funcionamiento del Centro de Orientación Familiar diocesano

El pasado domingo, 28 de mayo, tuvo lugar en el Seminario Diocesano, una Eucaristía de Acción de Gracias por los veinte años de funcionamiento del COF Jaén. Presidida por nuestro Vicario General y Consiliario del Centro, D. Francisco Juan Martínez Rojas, quien destacó en su homilía lo acertado de hacer coincidir esta celebración en el día de la fiesta de la Ascensión del Señor, que no es una despedida, muy al contrario, es una fiesta de la verdadera esperanza para los cristianos y, en general, para todos los hombres, pues cuando Cristo envía a sus apóstoles al mundo, quiere hacer que su mensaje llegue precisamente a todos los hombres, rotas ya las barreras y todas las fronteras, hasta hacer de la humanidad una sola familia salvada. Y esa ha sido la misión del COF durante todos estos años, acercar ese mensaje de esperanza a todas esas familias necesitadas de esperanza, de luz y de salvación.

Como destacó el director del Centro, Juan José Gay, en el Acción de Gracias, han sido veinte años en los que más de 1500 casos han pasado por el COF, “motivo más que suficiente para agradecer al Señor por todas aquellas familias que ha puesto en nuestras manos y por hacernos instrumento para su ayuda”. También por todas las actividades, a parte de la orientación y la labor terapéutica, que se han desarrollado a lo largo de estos años; el Proyecto Raquel, que cada día está más implantado en la Diócesis y hace tanto bien a esas mujeres con el síndrome post-aborto, los Talleres de Educación Afectivo-Sexual, que año tras año se van incrementando los centros decentes donde nos solicitan y que son tan beneficioso para los jóvenes, la presencia en el Centro Penitenciario Provincial, para llevar un hálito de esperanza a esos internos, generalmente con familias desestructuradas, y mostrarles que son posibles otras formas de familia, las Escuelas de Padres, que en su momento se desarrollaron y tan importante repercusión tuvieron en parroquias y centros docentes, las Jornadas de Reflexión sobre la familia, que se han celebrado ya en 7 años consecutivos, entre otras.

Este día también fue propicio para un agradecido recuerdo a Juan José Serrano Remón, que se hizo presente en esta jornada, primer director del COF, a los sacerdotes D. Fernando Chica Arellano, que acompañó a ese primer grupo de matrimonios germen del COF, a su primer Consiliario, D. Jesús Moreno Lorente, al actual consiliario,  D. Francisco Juan Martínez Rojas, y a nuestros Obispos, Don Santiago, Don Ramón y Don Amadeo, que siempre nos han alentado, apoyado y se han preocupado por la labor desarrollada por el Centro, bien directamente o bien a través  de los distintos Delegados Episcopales de Familia.

Destacar, como no, la labor de todos los integrantes del COF; Orientadores, Equipo de Acogida, Especialistas de apoyo (Psicólogas, especialmente), Consejeros, Intercesores, Monitoras de TEAS, sobre todo por el magnífico clima generado, que más que un equipo de trabajo nos configura como una familia; familia que está “embarazada” y que muy pronto dará a luz a nuevos miembros que están en formación y que ya nos son muy queridos y que aseguran la continuidad del COF. Sin dejar atrás un especial recuerdo agradecido también por aquellos que ya no están con nosotros por diferentes motivos, pero sobre todo por nuestro amigo Esteban de la Torre, que ya está en la casa del Padre.

La Eucaristía fue el culmen de una jornada que se inició con una charla de formación impartida por José Gabriel Muñoz, que versó sobre el acompañamiento a los esposos en sus primeros años de matrimonio bajo el lema “Construyendo nuestra vida matrimonial”. Un itinerario estructurado en seis módulos cuya finalidad es ayudar a esos nuevos matrimonios a reflexionar, profundizar y reconocer la gran fuerza y riqueza de la unión conyugal a partir de temas como el amor, la empatía, la comunicación, la resolución de conflictos, etc.

En definitiva, una jornada para darle infinitas gracias al Señor por tantos dones recibidos, por dejarnos ser instrumentos suyos, para que en medio de gozos pero también con las dificultades inherentes a toda vida, podamos seguir transmitiendo su mensaje de esperanza a todas las familias.

 

Ricardo Cobo
Delegación Episcopal para la Familia y la Vida

Galería Fotográfica: “XX aniversario del COF”

 

 

Compartir: