Equipos de Nuestra Señora se prepara para la Pascua con unos Ejercicios Espirituales

El pasado 3 y 4 de marzo, 32 matrimonios y 14 niños de Equipos de Nuestra Señora de Jaén, se reunieron para celebrar los Ejercicios Espirituales en este tiempo de Cuaresma. Fueron dos días inolvidables, cargados de emociones y sentimientos.  Sin duda, el Espíritu de Dios estuvo presente.

Los responsables del sector Jaén A, que esté año acogía a los “equipistas” de toda la Diócesis, Mª Dolores Justicia Pardo y Tomás Martín Fuentes, comenzaron dando la bienvenida y agradeciendo la presencia de todos los matrimonios.

D. Miguel José Cano López, párroco de La Asunción y San Juan de Dios en Martos, nos acompañó durante la jornada del sábado. Comenzamos con una oración inicial que invitaba a mirar en nuestro interior y dar gracias al Padre por el don del amor y de la familia. Pusimos nuestro matrimonio en manos del Señor comprometiéndonos, con su ayuda, a dar nuestro sí al otro y a Dios cada día.

En su primera meditación, nos habló de la importancia de la oración conyugal y familiar, un punto de esfuerzo que caracteriza a los Equipos de Nuestra Señora en su espiritualidad conyugal. La presencia del Señor habita en la familia de manera real. Una comunión familiar bien vivida es un verdadero camino de santificación, un medio para la unión íntima con Dios, un privilegio para expresar y fortalecer la fe.

En un ambiente de recogimiento y silencio, tuvimos el gozo de vivir un verdadero encuentro con el Señor a través de la oración conyugal de Sanación ante el Santísimo dirigida y animada por D. Miguel José. El Espíritu de Dios cubrió a cada matrimonio con su inmenso Amor.

Tras la comida, momento en que pudimos compartir emociones y sentimientos, pasamos a escuchar y meditar la segunda exposición del día, “Santa María, Reina de los Hogares Cristianos”. Dimos respuesta a la pregunta que nos hicimos en esta reflexión: ¿Que nos enseña la vida, a la vez sencilla y admirable, de la Sagrada Familia de Nazaret ?

María es nuestra Madre Espiritual, dispuesta a oír nuestras súplicas y elevarlas a su Hijo, y Jesús está dispuesto a acoger lo que le pida su Madre.

Continuamos en un ambiente de recogimiento y silencio con el rezo del Santo Rosario, elevando nuestras plegarias a nuestra Madre del Cielo y ofreciendo intenciones concretas al enunciar cada misterio. Después, cada matrimonio nos retiramos a realizar “La Sentada”, característica de los Equipos de Nuestra Señora, un auténtico diálogo conyugal bajo la mirada de Jesús. Y terminamos este día compartiendo  una oración comunitaria muy participativa, poniendo todo lo vivido en manos de nuestra Madre.

La jornada del domingo, fue dirigida por D. Agustín Rodríguez Gómez, párroco de Santa María Magdalena de Jaén y capellán del Hospital Médico Quirúrgico. Comenzamos poniéndonos en presencia del Señor a través de una oración vivida y compartida.

A continuación, escuchamos la tercera meditación: “La familia, Comunión de Vida y Amor”. Querer formar una familia es animarse a ser parte del sueño de Dios, es animarse a soñar con Él, es animarse a construir con Él una historia en la que sepamos transmitir con nuestra forma de vivir con Él, por Él, y para Él, su infinito Amor . De nuevo, pudimos vivir un momento privilegiado orando juntos ante el Santísimo.

Finalizamos estos ejercicios participando en la Eucaristía. Los esposos volvimos a sellar la “alianza pascual” que un día nos unió, fiel reflejo del amor de Dios a la humanidad. Y nuestros niños nos sorprendieron en el momento del Ofertorio, presentándole a Jesús el trabajo realizado durante estos días.

Los responsables del sector cerraron los Ejercicios dando gracias a cada uno de los allí presentes por todo lo vivido y compartido. Gracias al coro por adornar los momentos de Encuentro con el Señor, a los sacerdotes por su entrega y disponibilidad, a todos los que colaboraron en los preparativos y a  los que habéis estado rezando por nosotros.

Manolo y Chon Fernández-Blanco
EDIP- ENS- Sector A- Jaén

Compartir: