Encuentro profesores de Religión: “Celebrando la vida, la que nos trae Cristo Jesús, el Resucitado”

El pasado 11 de mayo de 2019, casi 100 profesores de Religión Católica, acompañados de familiares y amigos, nos hemos encontrado en la bella localidad de Cazorla. Allí estaba ella, pletórica de luz y color, para regalarnos una jornada festiva cargada de sorpresas.

Un año más, nuestra Delegación Diocesana de Enseñanza, al frente de la cual está nuestra Delegada, Dª. Celedonia Ortega, nos ha ofrecido la posibilidad de celebrar el tiempo de Pascua, la Resurrección del Señor, la Vida plena, a la que todos estamos convocados, si le abrimos a la puerta de nuestro corazón al Señor, y le permitimos entrar para sentarse a nuestra mesa, como recoge el libro del Apocalipsis. Este año, los anfitriones encargados de preparar todos los detalles de la jornada eran nuestros compañeros y compañeras de Cazorla.

Comenzábamos la jornada en la iglesia de Santa María, a los pies de nuestra Madre la Virgen, bajo el nombre de Santa María de la Cabeza, como así la llaman los lugareños; imagen muy bonita y blanquita, lo que a algunos nos sorprendió, acostumbrados a la imagen de la Patrona de la Diócesis, ubicada en el Cabezo de Sierra Morena. Dirigía la oración el sacerdote y compañero, D. Luis Cordón, quien nos invitaba a caer en la cuenta de que, en medio de las cruces de la vida que todos tenemos, no estamos solos, Cristo y su Madre María, a quien Él mismo nos la ofreció antes de morir en la cruz como nuestra Madre, nos acompañan siempre.

A continuación, nos dirigimos a las ruinas de la iglesia de Santa María, atravesando la plaza conocida popularmente como “Plaza Vieja”. Allí, la guía local nos explicó el origen de la construcción y los distintos avatares que dificultaron su terminación, así como las inundaciones e incendios que sufrió. En la actualidad, las ruinas han sido acondicionadas para albergar eventos culturales por su maravilloso entorno y excepcional acústica. Una vez visitada la pequeña capilla que se conserva junto al presbiterio con restos de frescos, y una de las torres, iniciamos la marcha hacia el curso del río Cerezuelo, para adentrarnos en la gran bóveda subterránea que recorre toda la plaza y planta de la iglesia. Toda una obra de ingeniería, atribuida a Andrés de Vandelvira, para hacer realidad uno de los sueños de Francisco de los Cobos: construir una gran iglesia encima del curso del río. Sueño que no se llegó a culminar, pero que sí despierta los sentidos del visitante, y nos invita a soñar recorriendo el curso del río bajo tierra, acompañados de su melodía, por las cascadas que vamos encontrando a lo largo de sus 120 metros de recorrido. Una simbiosis, donde las manos de Dios se humanizan, para que captemos su belleza en esta obra natural y, al mismo tiempo, las manos de los hombres se hacen divinas para conseguir una obra de extraordinaria perfección, única en toda Europa.

Esa impresionante ruta desemboca en el centro de Interpretación ubicado en la parte trasera de las ruinas de Santa María, en la Casa de la Luz, donde se pueden conocer algunos tesoros de la Sierra de Cazorla, endémicos de la zona, y un antiguo molino de trigo. Exposición con el nombre “Bajos tus pies”, expresando la riqueza geológica, de flora, de fauna… propia de esta zona de nuestra provincia de Jaén.

Después de contemplar esa maravilla nos desplazamos callejeando hasta la iglesia de San Francisco. para celebrar la Eucaristía, presidida por el sacerdote D. Luis Cordón, ayudado por nuestro compañero y diácono permanente Andrés Borrego y acompañado por el coro parroquial. Las lecturas del día, las del cuarto domingo de Pascua, nos venían como anillo al dedo para tomar conciencia de nuestra misión como profesores de religión. En la homilía D. Luis nos ofreció tres claves, a la luz de la Palabra de Dios escuchada: La convicción de nuestra misión, la fortaleza ante las dificultades y la esperanza que tenemos que llevar a nuestros niños y jóvenes.  Todo un reto apasionante para llevar a nuestras aulas, sin miedo, lo que somos y en Quién creemos.  Recordándonos también que la Pascua es celebrar la Vida, la que Cristo nos trae, y que vamos construyendo cada día.

Alimentados con el alimento espiritual de la Eucaristía, nos hicimos una foto de familia al pie del altar, ante el cuadro del Cristo del Consuelo, de gran devoción en Cazorla y alrededores. Y nos encaminamos hacia el auditorio municipal para degustar los platos caseros que cada uno de los asistentes llevamos.

Una vez más recargamos las pilas para continuar la “misión educadora” como profesores de religión, compartiendo experiencias, anécdotas, vivencias, lo que nos llena de alegría y lo que nos preocupa, pero, sobre todo, la Fe en el Señor Jesús, Quien cada día nos envía y acompaña, para responder como Él espera de nosotros, conociendo muy bien las dificultades y las limitaciones personales de cada uno.

Gracias al grupo de Cazorla por su acogida y cariño; a nuestro compañero Luis Cordón, por sus palabras, que nos han llenado de luz y fortaleza; a nuestra Delegada Doña Celedonia y a todos los que habéis podido responder a la llamada, porque con la presencia de cada uno hemos podido vivir y compartir la experiencia y alegría de la Resurrección. Y, por último, en nuestra oración y recuerdo también habéis estado presentes, en esta jornada, quienes, por diversos motivos no habéis podido acudir.

El próximo año, nos volveremos a encontrar, y será en Sabiote. GRACIAS

Mari Carmen Ropa
Asesora de Religión del CEP

Galería Fotográfica: “Encuentro de Pascua profesores de Religión”

Compartir: