Encuentro Diocesano de Animadores UNER

Soy Trini Vega García, una “María de los Sagrarios” de Campillo de Arenas, pertenezco a esta gran Familia Eucarística Reparadora fundada por el recién canonizado, San Manuel González. Estoy comprometida con mi Señor, mi Parroquia, mi fe y mi cristianismo y  siempre lo he llevado con mucho orgullo. Pero un día el Espíritu Santo me llamó para que lo siguiera más de cerca y respondí a su llamada, sintiendo ese compromiso, (en catequesis, miembro de liturgia, etc) y cuanto Jesús siga poniendo en mis manos, que son suyas.

Todo es perfecto porque así lo decide Jesús, como los encuentros que tenemos con Él, como ha sido el que acabamos de celebrar en la Comunidad de Nazaret, con nuestras Hermanas Misioneras Eucarísticas de Nazaret, la directiva diocesana UNER y asesor D. Raúl Contreras.

Fuimos recibidas a este Encuentro Diocesano de Animadores UNER, presidentas locales y Marías de los Sagrarios llegadas de diversas parroquias y pueblos de la Diócesis: Los Villares, Valdepeñas de Jaén, Pegalajar, Noalejo, Torredonjimeno, Carchelejo, Campillo de Arenas, y los grupos UNER de Nazaret y parroquias de la ciudad, representando también en ellos las ramas infantil y juvenil.

Nuestra llegada fue algo inolvidable, las hermanas Eucarísticas de Nazaret muy agradables y transmisoras, sin olvidarme de San Manuel González, como instrumento de gracia carismática que fue instrumento para dar inicio a la familia Eucarística reparadora (1910).

El encuentro fue transcurriendo a lo largo de la mañana con algunas de las hermanas como fue María del Valle, la hermana Carolina y el sacerdote D. Raúl Contreras, asesor de las Marías.

Todo estuvo cargado de positividad y proyectos, iniciamos la mañana con una oración ante Jesús Sacramentado, pidiendo la luz del Espíritu y poniendo en una huella los nombres de los pueblos, parroquias y grupos que representamos. Profundizamos en nuestra identidad carismática y compartimos mucho nuestras experiencias. Al concluir la mañana celebramos la Eucaristía presidida por el Padre Raúl, el que nos dio la oportunidad de, llegado el momento, cada una de las allí presentes pudiésemos hacer una petición, todo fue muy emotivo y siempre teniendo a Jesús presente.

Continuamos con una comida de convivencia en la cual el Espíritu Santo estuvo presente con el don de la alegría, como en las bodas de Caná. Nos acogió en su casa una María del Sagrario que vive muy cerca de Nazaret y compartimos entre todos lo que llevábamos, todo fue perfecto.

Seguidamente, por la tarde, repasamos algunos puntos que quedaron pendientes,  como fue el repaso a los logros y carencias de este año pasado y propuestas para este siguiente, todas hicimos intercambio de opiniones y propuestas que intentaremos llevar a cabo. También otra de las Hermanas nos compartió la propuesta de los grupos Niños reparadores (RIE) y cómo llevarlo a cabo para colaborar en nuestras parroquias en la extensión de la fe eucarística de los más pequeños.

Ahora en mi reflexión recuerdo algo muy importante que no se si expresé, para mi es una frase muy bonita y verdadera de San Manuel González, que dice: “Tengo que hacer acto de fe en presencia de Dios, porque está tan escondido que creo que no me ve, pero lo ve todo y sé que está en el Sagrario”.

Jesús sacramentado no me dejes nunca porque tu me llamaste, aunque pobre y limitada pero toda tu misericordia sabe de mis limitaciones, dame tu mano y guíame por el sendero del amor, tu que me has elegido para dar fruto en la tierra, alúmbrame para que ese fruto sea abundante y te acompáñame siempre sirviéndote a ti y a mis hermanos y que todo sea en tu nombre, Padre de bondad.

Concluimos el encuentro dando gracias a María y fijándonos en ella como Madre, maestra y modelo, al servicio de nuestra Iglesia diocesana.

 

Trini Vega García
María del Sagrario, Campillo de Arenas

Galería Fotográfica: “Encuentro diocesano de animadores de UNER”

Compartir: