El Vicario General centra en la religiosidad popular la segunda jornada de Santo Tomás

En la tarde del pasado martes, 18 de febrero,  inmersos en las XXXII Jornadas Culturales de Santo Tomás de Aquino, tuvo lugar la segunda de las ponencias de esta edición. En esta ocasión, fue el Vicario General de la Diócesis de Jaén, D. Francisco Juan Martínez Rojas, quien deleitó a los presente, como bien tiene acostumbrado, con una magnífica exposición sobre la Historia de la religiosidad popular en la Diócesis de Jaén.

El rector del Seminario, D. Juan Francisco Ortiz fue quien se encargó de presentar al ponente, y tras la presentación, tomó la palabra volviendo a demostrar el dominio, el conocimiento y su saber histórico en lo referente a la Diócesis del Santo Reino.

En primer lugar, D. Francisco Juan señalaba que, personalmente, prefiere hablar de “religiosidad popular” en lugar de “piedad popular” porque ésta última está circunscrita a lo que fundamentalmente se llamaba “ejercicios piadosos” que nutren la religiosidad de los fieles al margen o como complemento de la liturgia: vía crucis, santo rosario,…mientras que “religiosidad popular” es un término más amplio y sí incluye realidades prácticas que no tienen que ser necesariamente piadosas.

D. Francisco Juan delimitaba el concepto de religiosidad popular, acercándonos a su significado, puesto que es un concepto que abarca numerosas realidades. Otra de las delimitaciones que nos marcaba el ponente era el “tiempo”, ya que se ha de tener en cuenta que nos referimos a la historia de la religiosidad popular en la Diócesis de Jaén, y por tanto, hablamos de más de quince siglos de historia.

Cuando hablamos de religiosidad popular entendemos «la forma o la existencia cultural que una religión concreta adopta en un pueblo determinado y especialmente en los sectores más populares e incluso pobres».

En la segunda parte de la charla fue relatando las distintas etapas de la historia de la religiosidad popular y sus componentes principales. Para ello, el Doctor en Historia de la Iglesia presentaba una evolución enmarcada en las etapas principales de la historia (Edad Antigua, Media, Moderna y Contemporánea).

El ponente hizo un exhaustivo repaso con la pretensión de invitarnos a profundizar más y a  descubrir que el también llamado “catolicismo popular” que el protestante, Adolf von Harnack, refería en tono despectivo, no es ni mucho menos una religión de segunda categoría. Concluía señalando que la fe presente en el pueblo es capaz de mostrar el verdadero rostro de Jesucristo y ser una fuente evangelizadora.

Antonio José Blanca Ortega
Seminario de Jaén

Compartir: