El Salvador de Jaén celebra las Jornadas de Caridad

Un año más la comunidad parroquial de El Salvador de Jaén, organizadas por su equipo de Cáritas y su párroco D. Francisco Rosales, ha celebrado las Jornadas de la Caridad con motivo del día del Corpus Christi.

Comenzamos el jueves 20 con el rezo del santo rosario por los pobres. Animado por miembros del equipo parroquial y el párroco, nos centramos en lo esencial de nuestra identidad y tarea, llevar al Padre a aquellos que más lo necesitan a través de la oración compartida. En este caso, de la mano de María, humilde, orante y pobre entre los pobres, se presentaron las diferentes pobrezas presentes en nuestra sociedad. Es el pistoletazo de salida de cuatro jornadas intensas en oración y reflexión.

Para el viernes día 21 se ofrecía una reflexión de lo más necesaria para los cristianos y en la que a veces rehusamos entrar; La ponencia “La economía al servicio de la persona. Otra economía es posible” a cargo de la Doctora en Economía y Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y Derecho, doña Ana Licerán Gutiérrez, quien nos introdujo a todos los presentes en el concepto de economía como tal y su ligadura al bien común como última finalidad de esta. También nos presentó los datos más relevantes del reciente informe Foessa y nos alertó de los riesgos de pasar del consumo al consumismo y por lo tanto, sustentar nuestra vida en los bienes materiales que nos llevarán al vacío, la deshumanización y el alejamiento de Dios. Una reflexión que ayudó al cuestionamiento y que nos sumergía en la lógica del don como máxima de caridad.

La noche del sábado 22 fue elegida para la realización de nuestra ya tradicional Vigilia Eucarística. Una oración de adoración y contemplación dirigida por el párroco, en la que comenzamos pidiendo perdón por tanto tiempo que aun siendo discípulos no sabemos reconocer a Cristo a nuestro alrededor, y tras las diferentes lecturas nos postramos para adorar a Cristo Eucaristía, para terminar pidiendo capacidad de amar, de pensar en el otro, de comprenderlo, de sentir su angustia y de librarnos del egoísmo.

Sin duda es esta experiencia de contemplar y además sentirnos contemplados con un amor infinito, la que nos anima e impulsa a continuar en nuestra labor caritativa.

La dedicación de este ratito y nuestro abajamiento ante su presencia en la especie eucarística, es en la víspera de la fiesta de la caridad, nuestra particular alfombra al Señor.

Y ponemos el broche el día 23 al caer la tarde con la celebración comunitaria de la Eucaristía del Día del Corpus en la que todo es fiesta y gracia. En la que participamos del partir y repartir el cuerpo de Cristo entre todos sin distinción ni barreras. La comunidad se engalana y nuestro coro nos ayuda a reflejar ese carácter festivo. Es el convite al que estamos llamados y el alimento de nuestra fe.

Cada año estas jornadas van ganando en asistencia de personas que buscan dar una dimensión social a su fe y quieren entender una Iglesia misionera con presencia en las periferias sociales, con no menos de 40 personas participando de cada una de las actividades, y no sólo de nuestra comunidad sino también de otras muchas que se acercan y comparten con nosotros reflexión, oración y vida, por lo que pronto nos pondremos a trabajar en las próximas.

Damos gracias a Dios por los pobres de nuestra comunidad que nos hacen descubrirlo en el dolor y la miseria y que nos permiten participar de la construcción del reino de Dios.

Sonia Quirós López
Equipo de Cáritas parroquial de El Salvador

Galería fotográfica: “Jornadas de Caridad en El Salvador”

Compartir: