El sacerdote Melitón Bruque pregona la campaña del Domund

El Seminario diocesano de Jaén ha acogido la segunda edición del Pregón del Domund.

El acto comenzaba con unas breves palabras de  D. Manuel Alfonso Pérez Galán, Delegado Episcopal de Misiones, quien afirmo que el pregón era “un acto simbólico y que nos abre el mes misionero por excelencia en toda la Iglesia, en el que tenemos especial interés en recordar a aquellos que están entregando su vida a la misión y a aquellos que están recibiendo la vida de los misioneros como anuncio del Evangelio”.  

Por su parte, Dª. María Francisca Vela, Secretaria de Obras Misionales Pontificias de Jaén, dio lectura a la Memoria de la Delegación de Misiones de Jaén y Dirección de OMP de Jaén correspondiente al año pastoral 2014-2015.

Posteriormente, D. Melitón Bruque García, párroco de San José de Linares y, durante muchos años, misionero en Ecuador, fue el encargado del Pregón del Domund 2015.

Decir Domund es sinónimo de decir Misiones y decir Misiones es decir también Cooperación entre las Iglesias. Eso es lo que quiero que sea este pregón el relato de la cooperación de la Diócesis de Jaén con otras iglesias en gestación o en proceso de consolidación, pero iglesias hermanas”, comenzaba.

El sacerdote aseguraba, además, que “la inquietud misionera siempre ha estado presente en nuestra iglesia de Jaén, dejando libertad a aquellos sacerdotes que quisieron estar en territorios de misión. En nuestra diócesis podemos contar con sacerdotes diocesanos como D. José Marcilla, D. Salvador Calvo Pinto, D. Lope Soto, D. Francisco Calleja, D. Pedro Heredia o D. Miguel Ruiz Díaz, por enumerar algunos, que todos conocemos y que muchos viven todavía, gracias a Dios”.

Asimismo, quiso recordar su primera experiencia como misionero. “En el año 1973 José Rodríguez Perales; una chica voluntaria, Juana María Anguita Peragón;  y yo, Melitón Bruque García, nos fuimos a la República del Zaire (antiguo Congo Belga) a la diócesis de Goma en la región de Kivú, en pleno parque Alberto;  la idea que nos movía era tener una experiencia misionera antes de ser ordenados sacerdotes y con la vista puesta en abrir un campo de misión,  ayudando a una iglesia hermana, en el que hubiera cabida no solo a sacerdotes, sino a laicos que sintieran la misma llamada y, al mismo tiempo, sirviera como un lugar de acogida para todo el que quisiera tener una experiencia misionera, dentro de nuestra iglesia diocesana”.  

Bruque continuaba su pregón con un recorrido cronológico por todas las misiones en las que él estuvo presente y otras en las que han participado diversos sacerdotes de la diócesis de Jaén.

Finalmente, quiso recordar que “el próximo 7 de diciembre se cumplen los 50 años del Decreto Ad gentes que invitaba a todos los cristianos a una profunda renovación interior y animaba a asumir la corresponsabilidad en la difusión del Evangelio, pues es deber de todo el Pueblo de Dios”. Igualmente, quiso animar “a todos a no inhibirse ni renunciar a ser misioneros siempre de la Misericordia, con las palabras pero, sobre todo, con el testimonio de vida”.

 

Consejo Diocesano de Misiones

Previamente, a las 19 horas, se celebraba, también en el Seminario, el Consejo Diocesano de Misiones.

Tras la oración por los misioneros, se dio lectura al acta de la última reunión que fue aprobada por unanimidad. A continuación se fueron presentados distintos proyectos como la colaboración económica a la formación misionera OCASHA-CCS, la primera fase de acondicionamiento del Centro Pastoral de Rocafuerte en Esmeraldas (Ecuador) o la financiación del proyecto de Becas.

Ver más fotos 

Descargar Memoria de la Delegación de Misiones

Descargar pregón

Compartir: