El sacerdote diocesano, D. Joaquín Rafael Robles, condecorado por el Arzobispado Castrense

La misa fue concelebrada por el Vicario General, los Vicarios Episcopales, el Secretario General, el Rector del Seminario “Juan Pablo II” y un numeroso grupo de capellanes llegados desde sus unidades de destino de las Fuerzas Armadas, Guardia Civil y Policía Nacional ubicadas por toda España.

Don Juan del Río saludó a los asistentes, entre los que se encontraban sacerdotes de diversas Diócesis de España que han merecido el reconocimiento del Arzobispado Castrense por la colaboración y ayuda que han prestado a los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En la homilía el Arzobispo resaltó que el amor es el elemento esencial para el buen hacer de los capellanes en su labor pastoral en unidades, buques, bases o misiones internacionales. Y como ejemplo tienen a la Virgen María, ejemplo de entrega y cariño hacia los demás.

Al finalizar la Eucaristía se procedió a la imposición de condecoraciones de la Cruz Fidelitas, en sus distintas categorías, a capellanes, personal civil, militares, guardias civiles y policías nacionales que se han hecho merecedores. Según establece el artículo primero del Decreto de creación, “La Cruz Fidelitas se crea para premiar el tiempo de fidelidad y dedicación ministerial de los capellanes castrenses en la Fuerzas Armadas de España y para recompensar acciones notables y meritorias, tanto de capellanes como de personal militar o civil y también de instituciones, en referencia a la Iglesia y al Evangelio en el ámbito del Arzobispado Castrense de España”.

El teniente general Rafael Barbudo, director de Caritas Castrense, fue el encargado de pronunciar unas palabras de agradecimiento en nombre de todos los condecorados. En su intervención también repasó la trayectoria de Caritas Castrense, organización de la que es director, que se encuentra en proceso de expansión con la inestimable ayuda de los capellanes castrenses.

Entre los condecorados se encuentra el sacerdote diocesano, y Delegado Episcopal de la Pastoral de la Salud, D. Joaquín Rafael Robles Medina, que ha recibido la Cruz Fidelitas como reconocimiento a su labor en los años como capellán de la Academia de Guardias y Suboficiales de la Guardia Civil en Baeza. Distinción que ha recibido muy emocionado y agradecido.

Galería Fotográfica: “Condecoraciones Arzobispado Castrense 2018”

Compartir: