El Requiem de Verdi emociona a miles de jiennenses

Un concierto único en un escenario único. La Misa del Requiem de Verdi fue interpretada, en la tarde de ayer, en la Catedral de Jaén. El concierto, organizado para conmemorar el vigesimoquinto aniversario de la Universidad de Jaén, transformó las naves de la Catedral para convertirlas en un auditorio incomparable, en el que se dieron cita alrededor de 2.000 personas para disfrutar de la interpretación de esta obra de Giusuppe Verdi, compuesta por el músico romántico italiano en 1874.

Además del Obispo diocesano, Don Amadeo Rodríguez Magro, acudió a esta cita con la música el Rector de la Universidad, D. Juan Gómez, el Alcalde de Jaén, D. Javier Márquez,  y un gran número de canónigos, autoridades de la ciudad y representantes de la Universidad.

El escenario que se levantó para la ocasión estuvo presidido por el Cristo de la Buena Muerte, una talla fabulosa de un crucificado nacida de la gubia de Jacinto Higueras.  Impresionante fue ver la imagen del cuerpo de Cristo, ya sin vida, para el que parecían ir dirigidos los acordes del Requiem.

La batuta de Ignacio Ábalos dirigió con excelencia a los ciento cincuenta músicos de la Orquesta  y Coro de la Universidad de Jaén, al Coro de Ópera de Granada y a las voces de los solistas Francisco Crespo, como bajo; de la soprano Carmen Solís, y de la mezzosoprano Mirouslava Yordanova y el tenor Francisco Corujo.

Los dos mil asistentes que ocupaban las naves de la Catedral quedaron sin aliento ante el magno espectáculo musical.

Galería Fotográfica: “El Requiem de Verdi”

Compartir: