El Padre Ángel visita Bedmar

El pasado viernes, el Padre Ángel, fundador y presidente de la Fundación Mensajeros de la Paz, visitó Bedmar para asistir a una charla coloquio organizada por la Asociación Bedmar Debate en colaboración con la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, la cofradía de Nuestro Señor Jesucristo Amarrao a la Columna, y la de Nuestro Padre Jesús y Virgen de los Dolores, dentro del programa de actividades elaborado por la Parroquia de la Asunción con motivo de la Semana Santa  2019.

El Padre Ángel fue recibido en el Ayuntamiento por el alcalde de la localidad, D. Juan Francisco Serrano Martínez, el párroco D. Juan Guerrero Moreno y el presidente de la asociación Bedmar Debate, D. Fernando Viedma Fernández, donde firmó en el Libro de Honor del municipio. A continuación, se dirigió a la iglesia parroquial de la Asunción,   donde celebró la Misa, con la asistencia de un gran número de fieles, con  D. Juan Guerrero, párroco de la localidad, con D. Julio Millán, presidente de  de Edad Dorada Mensajeros de la Paz de Andalucía y con el sacerdote de Mensajeros, D. Domingo Pérez.

A las siete de la tarde, en el Centro Cultural García Lorca, con el salón de actos totalmente abarrotado, dio comienzo la charla coloquio con el título “Un mundo mejor es posible”. La presentación del conferenciante corrió a cargo de D. Julio Millán, quien presentó al Padre Ángel como “un hombre de Dios, profeta de este tiempo e icono de la solidaridad”. Hizo un recorrido por la vida del fundador de Mensajeros de  forma bonita y llena de cariño. Antes de tomar la palabra el conferenciante, se  proyectó un vídeo con imágenes del Padre Ángel visitando y comentando proyectos de la Fundación Mensajeros de la Paz. En su intervención afirmó que prefería hablar “de corazón a corazón”, sin papeles. Entre otras cosas dijo que “el mundo está hoy mejor que hace cinco años y mejor que hace cincuenta años” y que, si es verdad que siguen existiendo desigualdades, guerras, suicidios, y otras situaciones dolorosas, éstas se reducen de forma asombrosa y en todas ellas brilla la bondad y la solidaridad humanas. Según él, “hay mucha gente que trabaja por un mundo mejor”. Habló de la Iglesia de San Ántón, como “una iglesia que está abierta las veinticuatro horas, está abierta para todos, dónde hay café y alimento para el que lo pide”. Hay un cepillo para que la gente pueda echar dinero o bien cogerlo si  lo necesita. El sentir de todos los asistentes a la salida del acto era que el  padre Ángel nos transmitió un mensaje de optimismo y lleno de esperanza. Sin duda una visita que será recordada por los bedmareños mucho tiempo.

Fernando Viedma Fernández
Presidente de la Asociación Bedmar Debate

Compartir: