El Obispo preside una Eucaristía en el Dies Natalis del Beato Lolo

La Parroquia de Cristo Rey de Jaén acogía, en la mañana del 3 de noviembre, la Eucaristía en memoria del Beato Manuel Lozano Garrido, “Lolo”, cuando se cumplen 46 años de su Dies Natalis.

La Pastoral de la Salud, que dirige el sacerdote D. Joaquín Rafael Robles, ha sido la encargada de organizar la celebración eucarística, presidida por el Obispo de Jaén, y en la que han participado el Secretariado de la Pastoral del Sordo, D. Germán García Aguilera, el capellán del Hospital Médico quirúrgico, D. Emilio Samaniego, los miembros de la comunidad sorda y mayores de la Residencia Fuente de la Peña.

El Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, durante su homilía ha querido destacar la figura de “Lolo” como un “gran hombre, en el que se descubre la obra de Dios en su vida”.

Una persona que pese a su deterioro físico no se rindió ante el dolor, ni la parálisis, ni la ceguera, sino que vivió una vida de entrega al misterio de Jesucristo. “Cuanto mayor era el dolor físico, más grande era como persona; más útil era como persona. En la biografía de Lolo hay una verdad permanente que está enriqueciendo siempre su vida, y es que Dios estaba con él, siempre estuvo con él y Manuel Lozano Garrido, siempre supo vivir con esa presencia”.

Del mismo modo, el Prelado jiennense ha repasado la vida del beato periodista: su juventud, su dura experiencia durante la guerra civil, su gran fe y arrojo que lo llevaba a dar la comunión a los presos, a pesar de estar prohibido. En este sentido ha dicho, Don Amadeo, ha señalado que en el Beato Manuel Lozano Garrido, “el amor a la Eucaristía era un amor sólido, lo alimentó siempre, éste amor, junto a su amor a la Santísima Virgen, tenían una fuerza especial en su experiencia cristiana”.

Para concluir, el Prelado del Santo Reino, quiso dar gracias a Dios, “por la santidad del Beato Lolo y porque su testimonio nos ha hace descubrir la utilidad de la persona, el valor de la persona, el sentido de la persona por su capacidad interior, por todo aquello que es, por todo lo que lleva dentro y por todo lo que ofrece. Pidámosle a Dios que ayude a nuestra sociedad a descubrir el rostro de Dios en todos los seres humanos”.

Después de la bendición, los participantes en esta Eucaristía saludaron al Obispo de Jaén, con quien se hicieron una fotografía de familia.

Para finalizar, los fieles congregados veneraron la reliquia de este Beato de Linares.

Galería Fotográfica: “Dies Natalis de Beato Manuel Lozano Garrido, 2017”

Compartir: