El Obispo preside la Profesión Solemne de Sor Rebeca, en el Monasterio de “Jesús María” de Andújar

El día 14 de octubre, a las 17.30 de la tarde, el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, presidió en el Monasterio de “Jesús María” de Andújar (Mínimas), la Profesión de Votos Solemnes de Sor Rebeca Gnanakcasam, a la que asistieron varios sacerdotes, religiosos y religiosas, junto con un gran número de fieles, amigos y bienhechores de la comunidad.

La procesión se inició desde el patio de clausura de la comunidad hasta el altar, portando el Evangeliario Sor Rebeca, siguiendo la Madre Ester, Sor Teresa y después los sacerdotes. La comitiva fue recibida con gran entusiasmo y alegría con el canto: “Aclama a Dios tierra entera, aclamemos llenos de alegría, aleluya, aleluya”, mientras iban ocupando sus puestos en el altar.

En esta atmósfera, cargada de emoción, se entonó el canto solemne del Gloria. Después del Evangelio, se inició el Rito de la profesión y el interrogatorio, respondiendo Sor Rebeca: “Aquí estoy Señor, tú me has llamado” y el “Sí, quiero”, firme y claro.

Durante su homilía el Obispo destacó la importancia de la “llamada”, el ser conscientes de que cada uno de nosotros, por el hecho de haber recibido el Bautismo, somos llamados por el Señor a ser santos y testigos. Asimismo, dirigiéndose a Sor Rebeca, dijo: “a ella le ha llamado a vivir un carisma especial, viviendo permanentemente en continua conversión”.

Don Amadeo continuó explicando que el Espíritu Santo no deja de trabajar en la Iglesia y en cada uno de nosotros. En el Evangelio de hoy vemos que San Juan Bautista señala al Cordero de Dios, preguntando sus discípulos al Señor: ¿Maestro, dónde vives? y se “fueron con Él”… desde ese momento su vida cambió. También nosotros, a través de las mediaciones hemos encontrado nuestra vocación. La fe de estos Apóstoles nació como experiencia de ese “encuentro”, porque como decía Benedicto XVI “la fe, es un encuentro con Cristo, que cambia y transforma”.

Finalmente, y dirigiéndose de nuevo a Sor Rebeca: “pedimos al Señor, que se cumpla en ti la Palabra de Dios que hemos oído en la segunda lectura. Deja que el Amor se instale en tu corazón, y «en el Corazón de la Iglesia, tu Madre, seas Amor» (como decía Santa Teresita). Así serás verdaderamente Mínima. Que seas fiel al Señor y a los Votos gastando tu vida al servicio del Evangelio todos los días de tu vida como María, en pobreza y vida cuaresmal en servicio de los más pobres”.

Al terminar la homilía, las religiosas entonaron las letanías de los Santos, mientras la profesa, postrada en tierra con los brazos en cruz, se unía a la oración de todo el pueblo de Dios, para emitir momentos después sus Votos, firmando sobre el altar su entrega total y definitiva al Señor.

Recibió de rodillas la bendición solemne de manos del Obispo, la entrega de una vela encendida en el cirio pascual y el libro de la Liturgia de las Horas. La celebración continuó con la oración de los fieles y presentación de las ofrendas, llevando Sor Rebeca el pan y el vino.

Antes de finalizar la Eucaristía, Sor Rebeca agradeció de corazón la asistencia de todos los presentes. Tuvo un recuerdo especial para sus padres, hermanas y todos sus familiares que, aunque físicamente están lejos, espiritualmente están aquí presentes y cercanos en este día tan significativo. “Allá en mi país”-dijo- “han celebrado hoy, una Misa de acción de gracias por el don de mi vocación y consagración al Señor, de lo que mi familia se siente sumamente gozosa y agradecida. Agradezco a cada una de mis Hermanas de Comunidad, por su testimonio de vida que me ayuda a recordar y a identificarme como sierva del Señor. Mi gratitud a todas las personas que me han ayudado desde que llegué a España y en concreto a Andújar; a mis queridos profesores aquí presentes, gracias por vuestra dedicación, paciencia, comprensión y generosidad…Un recuerdo especial a nuestro Capellán el P. Camarero, que no ha podido estar porque se encuentra enfermo. Al Papa Francisco, por el regalo de su Bendición Apostólica y un rosario, que rezaré siempre por él. A todos mi más sincera gratitud. Contad con mi oración”.

Al terminar la celebración, se ofreció a todos los participantes un refresco con pastas y un recordatorio de la nueva Profesa.

Hna. Teresa
Esclava Carmelita de la Sagrada Familia
Parroquia de San Eufrasio de Andújar

Galería fotográfica: “Profesión Solemne de Sor Rebeca, en el Monasterio de Jesús María de Andújar”

Compartir: