El Obispo preside la fiesta de Santa Ángela de la Cruz en la comunidad de Torreperogil

El domingo 5 de noviembre la comunidad de las Hermanas de la Cruz de Torreperogil recibía la visita de nuestro Obispo, Don Amadeo Rodríguez Magro, que venía a presidir la fiesta de su fundadora Santa Ángela de la Cruz. Ante una iglesia abarrotada de fieles, con el prelado concelebraron D. Lorenzo Pérez, capellán de la comunidad; D. Facundo López, párroco de Torreperogil; y D. Miguel Lendínez, secretario de Don Amadeo. Acompañó, igualmente, una representación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, que también tienen casa en la localidad de La Loma.

Previamente a la Eucaristía, el Obispo se reunió en privado con la comunidad de las Hermanas de la Cruz en un encuentro fraternal y distendido.

En su preciosa homilía, Don Amadeo destacó la inquietud y el deseo de santidad que albergaba el corazón de Santa Ángela, a la que definió como “figura maravillosa dotada de fina sencillez y humildad”. Haciendo un recorrido por su vida se descubren las grandísimas cualidades con las que Dios la había enriquecido: el sentido de Dios y la fe profunda desde su más tierna infancia,  y el sentido de la dignidad del ser humano elevada por el amor de Dios.

El Obispo destacó, también, cómo se dejaba acompañar y formar por las personas que la rodeaban, especialmente el P. Torres: ella iba dejando hacer a Dios a través de la Iglesia. Así se descubre que la santidad es alcanzable por cualquiera de nosotros si vamos dejando que Dios llene nuestras existencias, enamorándonos de Cristo y dejándonos moldear  por él, no rindiéndonos ante las adversidades y aparentes fracasos, que también tuvo en su juventud, sino siendo obstinados y no desesperando en el camino que Dios traza. “El Señor fue diseñando su vocación” –afirmó–.

Santa Ángela descubrió la presencia de Cristo en los más pobres de los pobres, en la Cruz. Ahí estaba su identificación. Una Cruz que recoge el amor de Cristo para darlo a los más pobres y necesitados. Haciéndolo con alegría y metiéndose en medio de las gentes y de la ciudad. Ahí están sus hijas que continúan fielmente ese carisma de entrega.

Finalmente, Don Amadeo concluyó su homilía dando gracias a Dios por todo lo mucho y bueno que trajo la santa sevillana.

La comunidad de las Hermanas de la Cruz de Torreperogil está formada por siete religiosas, que atienden cotidianamente en sus domicilios a decenas de enfermos y ancianos. Su labor es ampliamente reconocida por todo el pueblo. En la Diócesis de Jaén tienen casas también en Villacarrillo y Linares.

Comunidad de Hermanas de la Cruz de Torreperogil

Galería fotográfica: “Fiesta de Santa Ángela de la Cruz en la comunidad de Torreperogil”

Compartir: