El Obispo preside la fiesta de la Virgen de la Villa

El segundo martes, después de Pascua se celebra, tradicionalmente la fiesta de la Virgen de la Villa de Martos. Cientos de marteños quisieron participar en la Eucaristía de la Virgen, que este año la presidía el Obispo de la Diócesis, Don Amadeo Rodríguez Magro, con el que concelebraron un nutrido grupo de sacerdotes del Arciprestazgo de Martos-Torredonjimeno, sacerdotes hijos del pueblo de Martos, así como el rector del Santuario de la Virgen de la Villa, D. Jesús Castro . También estuvieron presentes la Junta de Gobierno de la Cofradía y miembros de la hermandad filial ubicada en Madrid, así como las autoridades locales de Martos. La Santa Misa estuvo participada con la música del coro polifónico “Amicitia” de Martos

Don Amadeo mostró su agradecimiento por la invitación y durante su homilía, insistió en que el titulo principal de María, es el ser Madre de todos. Un privilegio que nos concedió su Hijo al pie de la cruz, cuando la hizo madre de Juan y de todos los hombres. En este sentido, el Prelado jiennense insistió que por  ello debemos acudir a Ella siempre, como hijos q somos.

La Cofradía de la Virgen de la Villa obsequio a Don Amadeo con varios libros sobre la historia de esta devoción mariana, y la importancia d este santuario para la ciudad de Martos, así como también le regaló la medalla de la Cofradía.

La Virgen de la Villa, también conocida por La Labradora, por ser advocación a la q se han encomendado siempre este pueblo agrícola, y también recibe el titulo de Alcaldesa perpetua de la Villa.

Por la tarde tuvo lugar la tradicional procesión, acompañada por un muy numeroso grupo de fieles, por el párroco de Santa Marta, D. Jesús Castro y sacerdotes hijos del pueblo. La Virgen fue despedida finalmente, con fuegos artificiales, a su vuelta al Santuario y tuvo lugar el cambio de Hermanos Mayores..

Fotografía: Enrique Garcés 

Compartir: