El Obispo preside la Eucaristía en la II Jornada Mundial de los Pobres

Don Amadeo Rodríguez Magro: “Nadie que se llame cristiano puede mantenerse indiferente ante las injusticias”. El Obispo de Jaén clausura las actividades de la Semana de la Pobreza con la Eucaristía con motivo de la II Jornada Mundial de los Pobres.

El Obispo de Jaén clausuró este domingo, las actividades organizadas en el marco de la Semana de la Pobreza en la Diócesis de Jaén. La Catedral de Jaén acogió la Eucaristía con motivo de la II Jornada Mundial de los Pobres, convocada por el Papa Francisco con el lema “Este pobre gritó y el Señor lo escuchó”. En su homilía, el prelado subrayó: “Es importante que todos nosotros sepamos que las obras de justicia y el bien al prójimo son una responsabilidad necesaria que pertenece a nuestra condición de cristiano”. En este mismo sentido, el Prelado apostilló: “Nadie que se llame cristiano puede mantenerse indiferente ante ninguna necesidad humana o ante las injusticias”. El Obispo de Jaén abundó en el origen de la Jornada Mundial de los Pobres, vinculada al Año Jubilar de la Misericordia e instituida por el Papa Francisco para recordar que “los cristianos deben tener un corazón misericordioso” y una “especial sensibilidad ante los problemas que les rodean”. “No nos olvidemos de que el pobre y la pobreza viven entre nosotros, permanecen a nuestro lado. Las soluciones se las podemos dar cada uno de nosotros”, enfatizó el Obispo. Invitó a “descubrir en los pobres el grito de Dios” y que se conecte con la fe, con el Evangelio. “Nosotros somos la manos, los pies y los ojos de Dios en el mundo. Los cristianos, los creyentes y las gentes de buena voluntad debemos ser sensibles a estas realidades”.
Recuerdo Víctimas de Tráfico
También compartieron la Eucaristía representantes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, Guardia Civil; Policía Local y Nacional; Cuerpo de Bomberos; así como el Director de la DGT en Jaén, en la Jornada Mundial de recuerdo de las víctimas de los accidente de tráfico. El Prelado tuvo, también, unas palabras de agradecimiento a quienes socorren a las personas que sufren accidentes de tráfico, así como un recuerdo para las víctimas. Al finalizar la Eucaristía saludó a las autoridades presentes y un gesto de cariño hacia una mujer, víctima de un accidente.

Con la Eucaristía celebrada en la Catedral se pone fin a los actos organizados en la Diócesis de Jaén con motivo de la Semana de la Pobreza. Tan solo se mantiene, hasta el próximo día 27, la exposición “Encontrar para encontrarnos”, que recoge la posición de la Iglesia ante la realidad de migrantes y refugiados, centrada en cuatro verbos: Acoger, Proteger, Promover e Integrar. Ésta puede visitarse en el trascoro de la Catedral de Jaén, en horario de culto. Las actividades de la Semana de la Pobreza han sido fruto de la suma de esfuerzos entre entidades eclesiales jiennenses. En concreto, Cáritas Diocesana de Jaén, Confer Jaén, Manos Unidas, HOAC Jaén, el Secretariado de Migraciones y la Delegación Episcopal de Pastoral de la Salud. Durante la semana, se ha reflexionado sobre la pobreza infantil, la realidad migratoria, el cuidado de la casa común, la solidaridad con los empobrecidos de otros países, el trabajo digno, los 60 años de acción caritativa y social de Cáritas Diocesana de Jaén y la formación de los profesionales sanitarios cristianos. Citas, todas ellas, encaminadas a la sensibilización de la sociedad jiennense ante las realidades de pobreza y exclusión.

Galería fotográfica: “II Jornada Mundial del pobre”

Compartir: