El Obispo preside la Eucaristía del primer domingo de Adviento en la Catedral

Este domingo, primero de Adviento, el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, ha presidio la Eucaristía de 12 en la Catedral de Jaén.

La Virgen de la Antigua, patrona del Cabildo presidirá este tiempo litúrgico, desde el presbiterio, bajo cuyos pies se encendió la primera vela de las cuatro que componen la corona de Adviento.

Con aforo reducido, fueron no pocos los jiennenses que quisieron participar de la Misa dominical en el primer Templo de Jaén.

El Obispo, en su homilía, comenzó recordando que «hoy empieza el año litúrgico. Empieza un nuevo tiempo para nosotros. Es un tiempo para renovarnos y crecer. Hoy es tiempo para empezar».

Don Amadeo explicó a los fieles que «Si nosotros viviéramos con intensidad la Eucaristía del domingo que la celebramos en la mesa de la Palabra y en la mesa de la Eucaristía tendríamos el alimento que necesitamos para ir creciendo en nuestra vida cristiana».

Después, animó a los presentes a vivir bien y con intensidad el tiempo de Adviento. «En este tiempo la Iglesia nos anima a velad y esperad: nosotros debemos mantener nuestra atención en la venida de Cristo, en la espera del Señor». A lo que el Prelado jiennense añadió, «vivimos en este tiempo el sentido profundo que encierra el Adviento. La Navidad es la respuesta de Dios a la esperanza de su pueblo».

El Obispo exhortó a «despertar y quitar del corazón todo aquello que lo tenga cerrado a la trascendencia.  En tiempo de pandemia, Dios está con nosotros».  «Vivid esa esperanza, el amor de Dios y hacedlo de la mano de María, la Santísima Virgen», concluyó Don Amadeo.

 

Galería fotográfica: «Primer domingo de Adviento 2020»

Compartir: