El Obispo participa junto 24 personas de la Delegación de la Diócesis en el Congreso de Laicos

El Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, acompañó a la representación de Jaén, formada por 24 personas al Congreso de Laicos “Pueblo de Dios en Salida” que se celebraba el pasado fin de semana en el pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid. Han participado más de 2.000 personas de parroquias, movimientos, asociaciones y congregaciones que trabajan en el ámbito de las diócesis de toda España.

Además, durante el Congreso, D. Ricardo Cobo y Dña. Menchu Soria presentaban la experiencia diocesana de Proyecto Raquel, enmarcada en los testimonios de Vida Pública.

Asimismo, la música católica jiennense también ha tenido una importante representación. Durante el fin de semana actuaron tanto el cantautor José Ibáñez, como el grupo Mabelé, autor del tema ‘Misión’, que fue escogido como himno del Congreso.

Testimonios de los congresistas de Jaén

“El Señor no deja nunca solo a su pueblo, somos nosotros los que a veces no sabemos interpretarlo. El Congreso que hemos vivido es una llamada de atención a que nos pongamos en camino y aceptemos el cambio de época que nos toca vivir. Que seamos sus instrumentos, aceptemos con humildad nuestro papel en este cambio y nos dejemos guiar por él”. Pedro Pancorbo, parroquia de San Pedro Poveda de Jaén.

“Es un privilegio y una responsabilidad el haber vivido este Congreso. Ha sido todo muy intenso: la convivencia con el grupo, el buen ambiente que se respiraba allí, alegría, ilusión, sonrisas… Ahora nos toca “emitir” el mensaje a los demás, como ayer nos dijeron en la ponencia de formación. Qué el Espíritu Santo nos ilumine y seamos realmente una Iglesia en salida, en comunión”. Isabel María Sánchez, Delegada de Familia.

“Un congreso en el que se ha puesto de manifiesto que los laicos tenemos sed y estamos en búsqueda, que nos sentimos parte de una Iglesia en salida y que nuestro guía es el Espíritu Santo. A pesar de que tenemos momentos de decepción, porque no encontramos respuestas en la propia Iglesia, somos capaces de reconocer que el Espíritu sigue siendo el timonel de la barca y que los laicos, aceptando la encomienda del Maestro, somos capaces de remar y asumir nuestra responsabilidad. También se ha puesto de manifiesto que el clero también está dispuesto a asumir la responsabilidad de los laicos en esta tarea y que tienen que trabajar como a codo con nosotros. Había que estar aquí, para el dialogo, para proponer y debatir. En todas partes, aquí también, se necesita sal y luz, una pizca de sal que se diluye en la multitud para dar sabor a toda la comida”. María Dolores Cueto, parroquia de San Pedro Poveda de Jaén.

“Estoy feliz de esta experiencia de sinodalidad y comunión, sintiendo la fuerza del Espíritu Santo que acompaña a nuestra gran familia, la Iglesia, a un impulso misionero siempre nuevo… He sentido la presencia de Cristo vivo, que no se cansa de renovarnos, siempre para un envío lleno de alegría e ilusión…” Juan Carlos Córdoba, Delegado de Pastoral Juvenil.

“En salida, primero de nosotros mismos, de nuestros egoísmos, prejuicios y miedos, de nuestras sorderas, a veces selectivas, para ser comunidad de entrega y servicio siempre con la guía del Espíritu Santo. Testigos alegres que respetan la libertad y diversidad del otro. Cambiando incluso estructuras para llegar a todos y, tras el congreso, sintiéndome entendido, apoyado y acompañado por muchos laicos y sacerdotes”. Fernando Sanz, parroquia de San Pedro Poveda de Jaén.

“Compartir esos procesos que todos vivimos en esa clave de apertura y diálogo. Ponerlo a él en el centro para que todo fluya y sea más fácil, sacarnos de nuestros sillones y egos. Y, sobre todo, entender que ha sido Dios el que nos coloca en nuestros lugares para que amemos como él nos ama. Un primer paso para ver con claridad la situación y urgencia en la que nos encontramos; no podemos ir como francotiradores; poner a la parroquia en el centro como lugar de experiencia que engendra nuestra relación con Jesús y con los hermanos”. María Ángeles Duro, parroquia de San Pedro  Poveda, Jaén.

“Sin duda alguna, este congreso ha sido un gran regalo de Dios, en el que hemos tenido la oportunidad de sentirnos familia, descubriendo el sentido de la sinodalidad y comunión, y la ilusión renovada que nos hace sentirnos piedras vivas. ¡Gracias a todos por estos días de compartir fe y vida!”. Antonio José Morillo, Responsable de la Formación del Laicado.

“Gracias, Señor, por elegirme y enviarme a esta bendición y regalo, que hemos vivido en el Congreso de Laicos, acontecimiento clave en la historia de nuestra Iglesia Católica en España. Cristo, me has hablado en tantos detalles, gestos, palabras y en tu Palabra. Me quedo con las palabras: “hoy es tu momento para llevar mi amor y esperanza, en la porción de mi viña que te he confiado, donde quiero que seas feliz y hagas felices a los demás. No tengas miedo, yo estoy contigo”. Gracias a todos por ser como sois, familia de Dios en Jaén”. María del Carmen Ropa, equipo de la Delegación de Enseñanza

“Este congreso ha sido una importante experiencia de comunidad, de Iglesia. Hemos vivido intensamente la presencia de Dios entre nosotros. Se ha llegado a conclusiones interesantes e ilusionantes de cómo ser una Iglesia en salida. Ahora nos toca a cada uno de los que hemos estado aquí, desde el lugar donde el Señor nos ha encomendado nuestra misión, hacer lo posible para que esos cambios se hagan realidad. Doy gracias a Dios porque me ha concedido compartir estos días con mis hermanos de la Iglesia de Jaén”. Celedonia Ortega, Delegada de Enseñanza.

“El Congreso ha hecho resonar en mi la ternura de Dios, la alegría de ser Pueblo que porta los carismas del Espíritu y la urgencia de la Misión”. Herminia Navarro, parroquia de El Salvador de Jaén.

“Ha sido un verdadero privilegio compartir estos días con el grupo de la Diócesis primero y con las experiencias del congreso. Gracias a Dios por ponerlo en mi camino y gracias a vosotros”. Ramón Mateos, parroquia de La Santa Cruz de Linares.

“Podría decir muchas cosas, pero podría resumirlo: ¡gracias al padre y a vosotras y vosotros por sentirme más Iglesia! Y ahora, encontrarnos con los pobres que son los que nos evangelizan. ¡Gracias, hermanas y hermanos en la fe! Bartolomé Mateos, Pastoral Obrera.

“Me siento feliz por haber vivido este Congreso a vuestro lado. Rezo para que, sintiéndonos hermanos que caminan juntos, podamos llegar al encuentro del Padre”. Carmen Casado, Vida Ascendente.

“Volvemos con la mochila llena de buenos momentos y las pilas recargadas de experiencias que nos ayudarán a ser la sal y la luz en la gran tarea que se nos propone de anunciar la alegría del evangelio. ¡Emprendamos la aventura con la ayuda del Espíritu, ilusión, y confianza!” Lola González, parroquia de Cristo Rey de Jaén.

“Totalmente reafirmado en la convicción de la hermosa responsabilidad que tengo, a pesar de las dificultades y fracasos que encuentre: Ser sal y luz para los demás”. Pepe Ibáñez, parroquia de Cristo Rey de Jaén.

“El Congreso para mí ha sido una gracia del Señor, vivida en comunión y alegría. Me ha reafirmado en mi responsabilidad como laica en la Iglesia y  de cuánto espera el Señor de mi entrega a la misión; me ha ayudado a sentir el aliento del Espíritu, que nos impulsa a seguir trabajando por el Reino”. Loli Núñez, parroquia de El Salvador de Bailén.

“Yo vuelvo orgullosa de ser emisora de la Buena Noticia, consciente del gran trabajo que los laicos estamos llamados a realizar y dispuesta a contagiar la alegría”. Laura Pérez, parroquia de Cristo Rey de Jaén.

“Realmente Dios nos ama y lo hemos experimentado este fin de semana. Dios quiere acompañarnos y que acompañemos a nuestros hermanos y que le llevemos esa experiencia de amor”, Juan de Dios García, Delegado de Familia.

Galería fotográfica: «Congreso de Laicos» 

Compartir: