El Obispo inaugura con una Eucarístía el  centenario del Colegio Divina Pastora de Martos

Mañana sábado, a las 10 de la mañana, el Obispo diocesano, Don Amadeo Rodríguez Magro, inaugurará con la celebración de una Santa Misa el centenario de la presencia del Carisma Calasancio en la Diócesis, en concreto, en la localidad de Martos.

Han sido muchas las religiosas que han pasado por este colegio, que con la colaboración de profesores, padres de familia y alumnos han ido haciendo realidad el Carisma Calasancio: Evangelizar educando bajo el lema “Piedad y letras”. Han superado muchas dificultades y han sabido disfrutar con los éxitos. Todos ellos han hecho posible la existencia del Colegio hasta hoy.

A lo largo de este curso celebraremos con gozo y agradecimiento esta gran herencia que nos han legado. Lo viviremos con la certeza de que este momento histórico forma parte de un futuro. Futuro que seguirá dando frutos en la formación de niños y jóvenes de Martos. Una formación para la vida, teniendo en cuenta todas las dimensiones del ser humano. Una formación que acoge a todos los niños sin excepción, y especialmente a aquellos con necesidades de diferente índole.

En la actualidad es un colegio concertado con 6 aulas en E. Infantil, 12 en Enseñanza Primaria, 4 en Educación Secundaria y 1 de Apoyo a la Integración. Cuenta con un total de 555 alumnos, 33 profesores, 8 de personal de Servicios y un buen número de colaboradores: Madres que hacen realidad la oración continua que ya existía en vida de S. José de Calasanz, Monitores del Movimiento Calasancio etc. En el colegio existe la asociación de padres y de Antiguos Alumnos.

Desde todos los estamentos del Colegio colaboramos con los padres en la educación de sus hijos, primeros responsables de la misma.

Es para nosotros una exigencia formar al profesorado en las diferentes metodologías de aprendizaje, la pedagogía de S. José de Calasanz y del P. Faustino, así como en nuestro Carisma. Es en Misión Compartida como procuramos hacer patente el amor por el niño saliendo a su encuentro y acompañándole en su crecimiento humano y cristiano.

Mª de la Villa de la Torre y Comunidad Calasancia de Martos

Compartir: