El Obispo escribe una carta los profesores de religión para alentarles en su tarea

El Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, ha querido dirigirse a los profesores de religión y profesores cristianos, mediante una carta, para alentarlos en su tarea y despedirse de ellos antes del período estival. Este año, debido a la pandemia del COVID-19, ha tenido que cancelarse la tradicional clausura de curso, que estaba prevista para el 6 de junio.

En la epístola, que ha sido enviada a través de la Delegación diocesana de Enseñanza, Don Amadeo ha querido subrayar que “transmitir o comunicar la fe es vuestra mayor responsabilidad”. Aunque esa tarea es propia de todos los cristianos, ha explicado que “vosotros lo hacéis de un modo que os califica. Trasmitís la fe en un proyecto educativo en el que aportáis algo muy valioso que es, además, imprescindible en el desarrollo de la persona. Lo que hacéis no es ajeno al diseño de ser humano que tienen los discípulos de Jesucristo: ofrecéis luz para enriquecer la vida de aquellos a los que educáis”.

“Me consta, además,– continúa el Prelado- que lo hacéis sabiendo estar en el mundo educativo con sencillez, naturalidad, compañerismo, mucha competencia y respetando las reglas del juego de la normativa legal y pedagógica de la escuela, aunque no estéis en ella del todo bien tratados. Las profesoras y profesores de religión sois conscientes de que en la escuela sois profesores auténticos”.

En la carta, también, ha destacado los rasgos esenciales del educador cristiano: conocer personalmente a Jesucristo, llevar en el corazón todo lo que reciben de Él y ser testigos creíbles.

Asimismo, Don Amadeo ha querido alentar a los docentes en su misión, “especialmente ahora que se ha visto modificada, como casi todo, en la relación educativa”. Del mismo modo, ha querido dar gracias al Señor “por el elenco tan importante y significativo de profesores de religión y cristianos que hay en nuestra Diócesis del Santo Reino; también por la alta profesionalidad con la que ejercéis la docencia”.

Finalmente, el Pastor diocesano se despide pidiéndoles, en plena campaña de matriculación, que “en vuestra comunicación con las familias les digáis de mi parte que APUNTEN a sus hijos e hijas a la clase de Religión; decidles que todo lo que sucede en la escuela cuando se conoce la religión repercute en que haya LUZ para el MUNDO, en nuestro caso en que haya AndaLUZcia”.

Compartir: