El Obispo de Jaén preside la celebración del jubileo avilista de los Seminaristas del Sur de España

A lo largo de este fin de semana la Diócesis de Jaén acoge el encuentro anual de Seminaristas mayores del Sur de España.

En total 113 Seminaristas de Andalucía y Murcia están disfrutando de tres días  de convivencia comunitaria, reflexión y formación.

El encuentro comenzaba ayer con la cena y una visita panorámica a Jaén desde el castillo de Santa Catalina.

Los Seminaristas se han trasladado hoy a Baeza participar en el jubileo avilista.  Así, a las 11 horas se ha expuesto el Santísimo en la Capilla de la Universidad y ha tenido lugar una meditación con San Juan de Ávila.

Pasadas las 12 horas  los jóvenes se trasladaban en procesión, junto a las reliquias de San Juan de Ávila, el Obispo de Jaén y los formadores de los distintos seminarios, hasta la Catedral de Baeza, para entrar por la Puerta Santa y ganar, así, el jubilieo. A continuación comenzaba la Eucaristía presidida por nuestro Obispo, Don Amadeo Rodríguez Magro.

La celebración eucarística ha estado concelebrada, además, por una veintena de formadores de los Seminarios del Sur de España, así como por el Secretario particular del Obispo.

Homilía
Durante su homilía el Obispo ha hecho una breve y sencilla semblanza del sacerdocio que vivió y propuso San Juan de Ávila. “Aunque su modo de vivir el sacerdocio hizo escuela, fue en la Universidad de Baeza donde marcó y promovió un estilo de vida sacerdotal muy característico, que le ha llevado a ser, de generación en generación, punto de referencia para los presbíteros jiennenses y de toda España”, subrayaba Don Amadeo.

“Lo primero que hay que decir– continuaba el Prelado– es que San Juan de Ávila fue solamente sacerdote y al sacerdocio dedicó sus mejores energías”. E insistió en que  el apóstol de Andalucía “invitaba a huir de la dignidad para merecer la dignidad. Y para eso decía que nuestra dignidad sólo estará basada en la humildad y en la santidad”.

Don Amadeo explicaba, además, que el estilo sacerdotal que señala San Juan de Ávila tiene otros rasgos imprescindibles como el de “un sacerdocio apostólico, «la vida del sacerdote debe ser un dibujo de los apóstoles y a quien suceden»”.  También, marca valores y virtudes de una vida sacerdotal sobre los que ha insistido el Obispo: la pobreza, la obediencia y la castidad.

Propone, asimismo, el camino a seguir para ir creciendo en esas virtudes y modos de vida. “Para ello recomienda estar enamorados de la Iglesia, de una Iglesia que necesita reforma y que trabaja por ella y en ella pacientemente”.

“Igualmente, para nuestro Santo Patrono, la caridad pastoral ha de ser la síntesis de la vida y la espiritualidad del presbítero diocesano. Y todo ha de ser enriquecido con una profunda vida de oración”, expresaba Monseñor Rodríguez Magro.

Tras estas pinceladas del sacerdocio propuesto por San Juan de Ávila, el Obispo hacía alusión a las preciosas palabras de San Pablo VI en su canonización: “San Juan de Ávila enseña al menos esto, y sobre todo esto, al clero de nuestro tiempo: a no dudar de ser sacerdote de Cristo, ministro de la Iglesia y guía de sus hermanos”.

Finalmente, culminaba haciendo mención a la Santísima Virgen.  “Que Santa María, Madre de los sacerdotes os acompañe siempre. No olvidéis que el Santo Maestro compara la acción del sacerdote a la de María, por ser sacramental, ya que el sacerdote «da a Dios humanado», como Ella hizo”. “En este sentido,– añadía Don Amadeo- María considera a los sacerdotes como parte de su mismo ser, son para Ella “los racimos de su corazón. No lo olvidéis, siempre está con nosotros la ternura de la Madre Sacerdotal”.

Antes de terminar la Santa Misa, en la que se ha impartido la bendición con indulgencia plenaria, el Obispo ha querido dedicar unas palabras a los seminaristas y formadores. Así, ha mostrado su alegría por tenerlos en la Diócesis del Santo Reino y los ha animado a disfrutar del resto del encuentro.

Además, ha invitado a los formadores, y ha pedido que trasladen la invitación a sus Diócesis de origen, al Congreso internacional sobre San Juan de Ávila que tendrá lugar el próximo mes de febrero en Baeza.

Por último, han rezado todos juntos la oración del Año Jubilar Avilista y han entonado el himno del patrón del clero español. A continuación, han posado para una foto de familia y han podido venerar las reliquias de San Juan de Ávila. Posteriormente, en la Sacristía, los formadores han saludado y departido afectuosamente con el Obispo de Jaén.

Continuación del encuentro
Tras el almuerzo, los seminaristas han podido realizar una visita guiada por los lugares de Baeza más emblemáticos en la vida de San Juan de Ávila.

Antes de regresar al Seminario de Jaén, el Vicario General y Deán de las Catedrales de Jaén y Baeza, D.  Francisco Juan Martínez Rojas, ha profundizado en la figura del Maestro Ávila,  en el Paraninfo de la Universidad.

Mañana domingo, concluirá el encuentro con la participación de los seminaristas en la Eucaristía de las 9 de la Catedral y una visita guiada al primer Templo de Jaén. Se trasladarán, después,  hasta la Basílica de San Ildefonso donde rezará el Ángelus frente a la Virgen de la Capilla, patrona de Jaén.

Galería fotográfica: «Encuentro de los seminaristas del Sur de España» 

Compartir: