El Obispo de Calahorra explica el desarrollo del Sínodo de los jóvenes

En el Seminario se inauguraba, en la tarde de ayer, la XXXI edición de las Jornadas Culturales de Santo Tomás, que este año se centran en los jóvenes, bajo el epígrafe: «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional». Unas jornadas que se desarrollarán a lo largo de esta semana con grandes ponentes que vendrán hasta Jaén a hablar de los jóvenes y con los jóvenes.

Inauguraba esta edición el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, que estuvo acompañado del Obispo de Calahorra, Don Carlos Escribano Subias, responsable de área de Juventud de la Conferencia Episcopal Española, y que ha participado en el Sínodo que tuvo lugar en Roma el pasado mes de octubre.

Ante un auditorio repleto, entre las que se encontraban los seminaristas, sacerdotes diocesanos, responsables de grupos de jóvenes, profesores, consagrados y religiosas, el Prelado calagurritano describió cómo se desarrolló el Sínodo, la dinámica de trabajo y las palabras del Papa durante esta asamblea ecuménica.

Comenzó manifestando la importancia del lenguaje de los jóvenes y del mundo digital, como nueva realidad, para ser evangelizada. En este sentido afirmó que, «en la perspectiva de tener presencia en las redes y buscar caminos para evangelizar, son retos que incluso superar al dinamismo que una Diócesis puede tener, porque muchas veces falta capacidad de crear contenidos creativos que lleguen al corazón de los jóvenes, despierten interés para ellos», a lo que añadió, que si no se asumen, «será difícil llevar adelante tareas de evangelización con los jóvenes».

En este sentido declaró que el mensaje del Evangelio está dirigido a todos los jóvenes: los cercanos, los alejados y los ausentes. Y recogió las palabras del Papa Francisco en las que afirmaba que la Iglesia debe hacer «elecciones pastorales que respondan a la realidad que tenemos delante»: dónde está aquello que Dios me pide en este momento de la historia.

También insistió en la idea del Papa Francisco de que «Dios nos primerea«. para añadir, «es el Espíritu quien nos antecede, y es el que va dando pautas para rejuvenecer el rostro de la Iglesia, adentrándonos en lo que tiene que ser un nuevo Pentecostés. Estamos ante una nueva efusión del Espíritu para renovar el rostro de la Iglesia y para ello es necesario que nuestros jóvenes puedan formar parte de eso».

De las palabras de Monseñor Escribano también se destacan esa fuerte apuesta de la Iglesia por los jóvenes, ya que «son un lugar teológico»: un lugar donde hay presencia de Dios. Destacó la importancia del acompañamiento. En este sentido, hizo referencia a un cambio de paradigma en la pastoral ordinaria, siguiendo el magisterio del Papa. Así como destacó la vocación como experiencia central de la vida cristiana, «para lo que Dios nos ha llamado». «La pastoral juvenil tiene que ser vocacional, tiene que caminar para que la gente descubra plenamente la vocación a la que ha sido llamada», explicó el Obispo de Calahorra, «para que descubras lo que Dios quiere decirte en cada momento de tu vida».

Para concluir, resaltó que el Sínodo de los jóvenes había generado «núcleos temáticos generativos», que generan pastoral y prioridades. A lo que añadió que había temas que ya estaban trabajando en la Iglesia española y otros que se proponen para el futuro como retos de evangelización.

Tras la conferencia se mantuvo un coloquio con alguno de los asistentes.

Hoy será el turno para el sacerdote D. Raúl Tinajero Ramírez, Director del Departamento de Juventud de la Conferencia que expondrá «Los retos actuales de la Pastoral Juvenil en España». A las 20 horas en el Seminario. Entrada libre hasta completar aforo.

Compartir: