El Obispo bautiza a una catecúmena adulta y confirma a 73 personas más en la Basílica de Santa María la Mayor de Linares

El pasado viernes, 24 de julio, fue una jornada jubilosa para la comunidad cristiana de Santa María La Mayor de Linares. Una hermana nuestra, Sara, ya adulta, era bautizada por nuestro Obispo, Don Amadeo Rodríguez Magro, durante una solemne celebración en la que también recibió la Confirmación y la Eucaristía. El prelado también administró el Sacramento de la Confirmación a otras 73 personas, procedentes de las comunidades parroquiales de Santa María y San José, así como de los Colegios de la Presentación y Las Esclavas, todos ellos de Linares.

Sara, después de un maduro proceso de discernimiento, quiso injertarse en la vida nueva que Cristo nos alcanzó con Su Muerte y Resurrección y solicitó su ingreso en la Iglesia manifestando su deseo de recibir el Bautismo. Para ello estuvo preparándose durante todo el curso pasado, estando previsto que recibiera los sacramentos de la Iniciación cristiana durante la Vigilia Pascual en la catedral de Jaén, pero los acontecimientos por todos conocidos impidieron que pudiera llevarse a cabo en la fecha prevista.

Una vez reanudado el culto público, y cumpliendo escrupulosamente todas las determinaciones de las autoridades civiles y eclesiásticas, se programó otra fecha para este Bautismo, y también para las Confirmaciones que habitualmente se celebran durante el Tiempo Pascual, fijándose el día 24 de julio para tal acontecimiento.

La celebración dio comienzo con el ingreso del Obispo y los sacerdotes concelebrantes (el Vicario General, D. Francisco Juan Martínez; los párrocos de Santa María y san José de Linares, D. Sebastián Pedregosa y D. Melitón Bruque; y  D. Juan Pedro Moya, secretario particular del Obispo) y, tras la veneración del altar y el saludo del Obispo, Sara ingresaba solemnemente en la Basílica de Santa María, acompañada por sus padrinos. Tuvo lugar entonces el bellísimo diálogo que prevé el ritual entre Don Amadeo y la catecúmena:

«- Sara, ¿qué pides a la Iglesia de Dios? La fe.

– ¿Qué te otorga la fe? – La vida eterna.»

Y el Obispo concluyó: «Ésta es la vida eterna, que conozcas al Dios verdadero y a su enviado, Jesucristo. Él, resucitado de entre los muertos, ha sido constituido por Dios dueño de la vida y Señor de todo el universo, visible e invisible.» Con esta perfecta síntesis de la fe cristiana, toda la asamblea quedó dispuesta y preparada para la celebración.

A continuación, todo fue transcurriendo de acuerdo con lo previsto en la Liturgia. Al ser 24 por la tarde, se celebraba ya la misa vespertina de Santiago, apóstol y patrón de España. El Obispo, en su homilía, enlazó la figura de Santiago, el primero de los apóstoles en ser martirizado, con el testimonio cristiano que debían dar la catecúmena y los confirmandos.

Después de la profesión de fe bautismal, Sara fue bautizada. Una vez finalizado el rito del Bautismo, y después de la imposición de manos, le fue administrado también el sacramento de la Confirmación, junto con el resto de los confirmandos presentes en la Basílica. El Vicario General, D. Francisco Juan Martínez, ayudó a Don Amadeo en la administración de la Confirmación.

Por último, Sara también recibió el sacramento de la Eucaristía por primera vez de manos del Obispo.

Al finalizar la celebración toda la asamblea cristiana manifestó su alegría porque había aumentado el número de los hijos de Dios y 74 hermanos nuestros habían recibido el sello del Espíritu.

Basílica de Santa María La Mayor de Linares

Galería fotográfica: «Confirmaciones en Santa María de Linares»

Compartir: