El Círculo de Silencio de Linares se da cita, un miércoles más, para reivindicar la dignidad de los refugiados

A las 8 de la tarde, del pasado 10 de mayo, y con la canción de fondo de Fito Paez  “Yo vengo a ofrecer mi corazón” dio inicio el acto de compromiso y denuncia con los migrantes y refugiados, organizado por Círculo de Silencio de Linares. Ya, casi,  un himno de nuestro Círculo, al que asistieron unas 50 personas, entre ellas dos niños, dos hermanos gemelos, que siempre asisten, y que no  se olvidan de  preguntar a su abuelo, mes tras mes: “¿cuándo es el Círculo?”.

Y con su silencio y con el de todos denunciamos  los muros que niegan el paso,  y muestran  la falta de acogida de nuestra España y de Europa ante la llegada de refugiados e inmigrantes. Personas que  se topan con barreras de injusticia e indiferencia,  cuando esperaban  brazos abiertos y ayuda. A continuación, se leyó un comunicado, que  pone de manifiesto el incumplimiento de las leyes de  asilo firmadas por toda Europa y el olvido  de los Derechos Humanos.

En medio de este silencio se acerca una chica que manifiesta su alegría y emoción al ver a este grupo de personas denunciando la situación de refugiados e inmigrantes. Dijo que  ella venía de la isla de Lesbos donde había hecho labores de voluntaria…

Un señor, pasaba…y, después de mirar los carteles, se incorpora al Círculo y solamente dice estas palabras “El sol sale para todos”.

Seguiremos estando,  un día y otro, con nuestro corazón “como un documento inalterable”,  que  recuerda a los gobiernos que deben cumplir lo que  dicen los documentos  que  ellos firmaron para defender  los derechos de  los excluidos.

Antonio Castro
Círculo de Silencio de Linares

Compartir: