El Arciprestazgo de la Sierra de Segura peregrina al Cerro de Los Ángeles en el Año Jubilar del Centenario de la Consagración  de  España al  Sagrado Corazón de Jesús

El Arciprestazgo de la Sierra de Segura ha podido  realizar una peregrinación al  Cerro de los Ángeles con motivo del Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús. Hasta allí nos  dirigimos 88 peregrinos procedentes de casi la mayoría de nuestras  comunidades parroquiales, y entre ellos  6 sacerdotes.  Al llegar al  Cerro nos introdujimos dentro de los actos de peregrinación, con la proyección de un audiovisual sobre la devoción al Sagrado Corazón de Jesús en el lugar en el que nos encontrábamos, a continuación, una catequesis  delante del templo de  Nª Sª de los Ángeles y su visita posterior, también se contempló el primitivo monumento al Sagrado Corazón, así como el templo de las Carmelitas Descalzas, visualización de la explanada con la basílica del Sagrado Corazón  y el consiguiente monumento sobre ella. La mañana concluía  con  la celebración de la Santa Misa y a la que se nos unieron peregrinos de otras  regiones, destacando a un grupo proveniente de la  concatedral de Mérida.

Tras la  comida, en el Cerro de los Ángeles, nos dirigimos al  Palacio  del Pardo; y  después hasta la comunidad de los Hermanos Capuchinos del Pardo donde pudimos  ver el famoso y conocido Cristo yacente del Pardo.  El Cristo de El Pardo – en madera policromada, del s. XVII, obra del escultor Gregorio Fernández. Encargada, según la tradición, por Felipe III, tras el nacimiento de su heredero, fue donada por él al convento de El Pardo en 1615. Se encuentra en el interior de una urna acristalada.

El sábado, 8 de junio nos dirigimos por la mañana al Valle de los Caídos, pudiendo  participar en la  Eucaristía de la comunidad benedictina y en donde tuvimos la grata  sorpresa de  conocer en persona  al Obispo Auxiliar de Madrid, D. Juan  Antonio Martínez Camino quien impartió  en la Eucaristía el sacramento de la Confirmación a un grupo de   escolanos de la Escolanía del Valle de los Cados. Impresionante  como aquellos niños cantan el gregoriano,  dejándonos a todos con ganas de  poder visitarlos  con más frecuencia. Tras la comida, en  la hospedería del monasterio, también pudimos contemplar la primitiva y bella biblioteca del monasterio. Nuestra peregrinación terminó  con una  bella visita al Monasterio  de San Lorenzo del Escorial, quedando todos los  peregrinos con ganas de otros días tan maravillosos.

Tenemos que destacar siempre el buen clima de unión y de comunión de todos los peregrinos, y sabiendo que no es un viaje de turismo religioso ni cultural, sino  sobre todo de lugares que nos pueden acercar de muchas maneras al encuentro con el Señor.

Arciprestazgo de la Sierra de Segura

Compartir: