Efusión del Espíritu Santo a 35 jóvenes y adultos en la parroquia de La Inmaculada Concepción de La Carolina

En la tarde del 23 de junio, víspera de la Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista, la parroquia de La Inmaculada Concepción de La Carolina acogió la celebración del Sacramento de la Confirmación de 35 jóvenes y adultos, procedentes de las tres comunidades parroquiales de la localidad: San Juan de la Cruz, San Carlos Borromeo e Inmaculada Concepción, perteneciendo dos de ellos a la comunidad parroquial de La Inmaculada de la localidad pedánea de Navas de Tolosa.

La Eucaristía, que comenzó a las 20:00h, estuvo presidida por el Vicario General, D. Francisco Juan Martínez Rojas, acompañado por los párrocos de las comunidades parroquiales de las que procedían los que iban a ser confirmados, D. Carmelo Lara Mercado y D. José Luis Martínez Poyatos. Debido a las restricciones sanitarias por la pandemia de la Covid-19, en el interior del Templo estuvieron presentes, además de los que iban a ser confirmados y sus padrinos y madrinas, familiares de los mismos hasta completar aforo, guardando en todo momento la distancia de seguridad. La celebración contó con la presencia del coro parroquial de La Inmaculada Concepción, participando en las lecturas y preces una representación de los que iban a ser confirmados y de sus familiares.

Tras la proclamación del Evangelio y antes de comenzar la homilía el Vicario General escuchó por parte de los concelebrantes que los que iban a ser confirmados habían recibido la formación cristiana necesaria y adecuada para poder recibir el Sacramento de la Confirmación. Tras esto, el Vicario General se dirigió a todos los presentes con una homilía de una gran profundidad pero muy cercana. Teniendo en cuenta que era la Misa Vespertina de la Vigilia de la Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista, relacionó la figura del Precursor con la misión que iban a tener los que iban a ser confirmados: ser testigos de Cristo, anunciarlo, mostrarlo a todos aquellos que andan en tinieblas, porque al recibir el Espíritu Santo adquieren la madurez cristiana, independientemente de la edad física, para ser como Juan Bautista: voces que no hablan en nombre propio, sino que dejándose guiar por el Espíritu, hablan y señalan dónde está la luz, la salvación del mundo: Jesús. Incidió también en el hecho de que en el Bautismo ya se adquiere al Espíritu pero no es hasta la Confirmación cuando ese mismo Espíritu, el Espíritu de Cristo, penetra en el alma de una manera total y definitiva, haciendo posible que se sea auténticos seguidores de Jesús, sin miedo, con esperanza porque el Espíritu imprime carácter de sentirse y ser hijos de Dios, hijos que santifican el nombre del Padre con sus actos llenos de generosidad, servicio y caridad; y ése es el mejor testimonio para mostrar al mundo, a todo el que busca con sincero corazón el Reino de Dios.

Una vez finalizada la homilía y tras la renovación de las promesas bautismales, se llegó al momento culminante de la celebración: esos 35 jóvenes y adultos recibieron, a través del Vicario General, al Espíritu Santo de una forma plena. Tras la comunión, y antes de llegar a su término la celebración, una joven confirmada, en nombre de todos los demás, llevó a cabo una acción de gracias dirigida a Dios por regalarles al Paráclito. Agradeció también, en nombre de todas las comunidades parroquiales, la presencia del Vicario General. La Eucaristía concluyó con el canto de la Salve, por parte del coro parroquial y de todos los presentes, a la Santísima Virgen, representada en la imagen que preside el altar mayor de la parroquia, la Patrona de La Carolina y de las Nuevas Poblaciones, la Inmaculada Concepción. Tras la Eucaristía, el Vicario General, los dos párrocos y los confirmados con sus padrinos y madrinas se hicieron la tradicional foto de familia para guardar recuerdo de tan importante día.

Comunidades parroquiales de La Carolina

Compartir: