Don Sebastián Chico en la Jornada de la Sagrada Familia: “Estamos llamados a hacer resonar el anuncio del Evangelio de la familia, como una de las tareas más importantes de la Iglesia”

El domingo último del año en esta ocasión ha coincidido con la Jornada Mundial de la Sagrada Familia, que este año  se ha celebrado bajo el lema: «Anunciar el Evangelio de la familia hoy».

La Catedral de Jaén acogió, a las 12 del mediodía, la Eucaristía presidida por el Obispo de Jaén, Don Sebastián Chico Martínez y en la que estuvieron presentes el equipo del Secretariado diocesano de Familia y Vida y un número muy importante de familias con niños, pequeños y grandes, que quisieron poner ante el altar su gran tesoro, la familia.

Fueron los miembros del Secretariado, junto a su Consiliario, D. Rogelio Garrido Checa, los encargados de organizar las lecturas y la oración de los fieles. El Evangelio fue proclamado por el diácono permanente y miembro del Secretariado, D. Andrés Borrego.

Homilía

Monseñor Chico Martínez quiso comenzar su predicación en esta Jornada de la Sagrada Familia hablando de cómo se habría desarrollado la infancia de Jesús en Nazaret y en Egipto en el seno de una familia. Don Sebastián explicó que “Jesús no podría haber nacido sino en el seno de una familia. Cualquier otro camino hubiera comportado no encarnarse del todo en la realidad humana, y Dios no se hubiera hecho de verdad hermano nuestro. Jesús quiso nacer y vivir en una familia. Quiso experimentar nuestra existencia humana, y por añadidura, en una familia pobre, trabajadora, que tendría muchos momentos de paz y serenidad, pero también supo de estrecheces económicas, de migración, de persecución y de muerte”.

De este modo, el Prelado jiennense, recordó lo necesario que es una familia para crecer y desarrollarse, y a la vez quiso apuntar los problemas a los que se enfrentan las familias de hoy: “Los hombres necesitamos de la familia, hoy más que nunca. Todos necesitemos contar con ese ambiente de aceptación, confianza y afecto que solamente se encuentra en la familia. Sin embargo, hoy la familia padece dificultades. Por un lado, nos encontramos que algunos piensan que el amor fiel y permanente que se necesita para que pueda existir una verdadera familia es una traba para la libertad y la felicidad”.

Asimismo, recordó cuánto bien hace a la sociedad la familia cristiana que tiene un compromiso con el prójimo y con la Iglesia,  recordando el lema elegido este año por la Conferencia Episcopal Española: La familia cristiana, como discípulos de Jesucristo, tenemos que reafirmar el maravilloso plan de Dios sobre la familia y, por tanto, la importancia de la familia y nuestro compromiso a favor de ella, por fidelidad a Dios y por servicio al hombre. Y por ello, estamos llamados a defenderla y a evangelizarla, a hacer resonar el anuncio del Evangelio de la familia, como una de las tareas más importantes de la Iglesia para el servicio al Reino de Dios y para ayudar a la felicidad de los hombres y la prosperidad de nuestra sociedad”.

Para concluir su homilía, el Obispo animó a todos los fieles a pedir por las familias, de forma especial, por las más jóvenes y por aquellas con problemas, ya que el amor, no pasa nunca. “De una manera especial pido por las familias jóvenes de nuestra tierra de Jaén. Es en él, en Cristo el Señor, donde deben estar enclavadas las raíces más profundas de la familia. Pues los demás amores, o los demás ingredientes del amor matrimonial y del amor familiar, se pasan y caducan. El amor que viene de Dios y de Cristo se renueva y rejuvenece cada día… El verdadero amor es eterno, no envejece jamás”.

Después de la bendición, y como hiciera el día de Navidad, ante la imposibilidad de dar a besar al Niño Jesús por la pandemia a los fieles, Don Sebastián lo adoró y lo mostró al pueblo.

Antes de despedirse, animó a las familias presentes a acercarse hasta el presbiterio para tomarse una foto con él. Ya en la Sacristía, mantuvo un pequeño encuentro con los miembros del Secretariado diocesano de Familia y Vida.

Galería fotográfica: «Jornada de la Sagrada Familia»

Compartir: