Don Amadeo preside la Eucaristía de apertura de curso en la Curia diocesana

El pasado jueves, 7 de septiembre, tuvo lugar el acto de apertura del nuevo curso pastoral en la Curia diocesana.

El Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, presidía la Eucaristía que tuvo lugar en la Capilla Mayor del Seminario diocesano, a las 13 horas.

La ceremonia estuvo concelebrada, además,  por el Vicario General, D. Francisco Juan Martínez Rojas; y el Canciller Secretario, D. Antonio Javier Cañada Morales.

Asistieron, igualmente, los Vicarios Episcopales, los Delegados y Subdelegados, los Directores de los Secretariados, así como los miembros de la Curia diocesana.

“Creo que es importante la celebración de este día, porque tiene importancia todo lo que sea hacer comunidad y hacer familia. Todo lo que suponga encontrarnos con aquellos con los que tenemos una misión común, merece la pena. Y hoy lo estamos haciendo con la celebración de la Eucaristía, sacramento de unidad de todos nosotros”, afirmaba el Obispo durante su homilía.

Asimismo, Don Amadeo quiso hacer hincapié en el Plan Pastoral diocesano que inicia su andadura durante este curso. “Dentro de unos días todos tendremos la oportunidad de conocer ese Plan Pastoral que ha surgido del trabajo compartido del curso pasado”, indicaba. “Este año el acento lo queremos poner en la comunión, lo queremos poner en la unidad y lo queremos poner en todo aquello que vaya descubriendo que nosotros, y entre nosotros, hay una Iglesia en fraternidad y una Iglesia de unidad”.

Igualmente, Monseñor Rodríguez Magro quiso pedir, de un modo muy especial, a la Curia diocesana que viva este año en comunión. “Si a todos voy a llamar a vivir la comunión y a crear vínculos de unidad, pues, de un modo muy especial, os lo pido a todos vosotros. Que nos veamos todos, de alguna manera, enraizados los unos en los otros. Enraizados, en primer lugar en Cristo, que es la vid. Pero, todos unidos a la vid y en armonía, poniendo cada uno lo mejor de sí mismo, puede florecer ante mundo la misión que tenemos encomendada y es que Jesucristo sea conocido; sea seguido; sea amado; y, por supuesto, después de haber pasado por todos nosotros y por todos los que lo conocen, sea anunciado con fuerza y valentía en estos tiempos de la vida de nuestra Diócesis. Tenemos, por tanto, una labor pastoral que hacer, profunda y amplia”.

Tras la celebración se ofrecía un aperitivo fraternal.

Galería fotográfica: “Inicio de curso en la Curia diocesana” 

Compartir: