Don Amadeo participa en la toma de posesión del nuevo Obispo de Ávila

El pasado sábado, 15 de diciembre, iniciaba su episcopado como Obispo de Ávila, Don José María Gil Tamayo. Hasta el pasado mes de noviembre, Secretario General de la Conferencia Episcopal Española y sacerdote originario de la Archidiócesis de Mérida Badajoz.

Entre los 68 obispos, arzobispos y cardenales que participaron en la celebración, se encontraba el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, natural, como el nuevo Obispo, de Badajoz y amigo personal del recién ordenado Prelado.

Don Amadeo, junto con el resto de los prelados, impuso, en el rito de ordenación episcopal, las manos sobre la cabeza de Monseñor Gil Tamayo. Uno de los momentos más relevantes de la celebración.

En sus primeras palabras como Obispo de Ávila, quiso anunciar el significado de su lema episcopal. En ellas, Mons. Gil Tamayo decía llegar a  la Diócesis de Ávila “como servidor en nombre del Señor y por eso he escogido como lema de mi ministerio episcopal: ‘No he venido a ser servido, sino a servir‘. Un lema, confiesa, “arriesgado y comprometido”, del que pide ayuda de sus fieles “para cumplirlo”.

Compartir: