Dedicación del Altar de la nueva Capilla del Seminario Diocesano de Jaén

El pasado sábado, 23 de junio, el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro, presidía la Santa Misa de bendición y dedicación del Altar de la nueva Capilla del Seminario Diocesano de Jaén. Dicha celebración estuvo concelebrada por el Vicario General, D. Francisco Juan Martínez Rojas; el Vicario de Asuntos Económicos, D. Rogelio Garrido; el Rector del Seminario, D. Juan Francisco Ortiz;  el Vicerrector, D. Juan Carlos Córdoba; así como por los Directores Espirituales y formadores.

Estuvieron presentes, además, el maestro de obras, el pintor, los Seminaristas y otros miembros de la comunidad del Seminario.

Durante su homilía el Obispo quiso referirse al altar como un lugar “de acogida y de envío. Al altar venimos de nuestra vida, de nuestros sentimientos, de nuestros pecados… Y del altar salimos nuevos. Del altar resurgimos”.

Don Amadeo quiso dirigirse directamente a los seminaristas y les dijo: “aquí os tenéis que hacer discípulos fuertes, seguros y, sobre todo, fieles al Señor. Aquí, en el altar, que es el centro, que es donde se fragua nuestra identidad con Cristo”. Y continuaba: “que este sea siempre el lugar más querido y el más visitado de esta casa. Y por el que paséis comunitariamente y personalmente. Que en este lugar os encontréis con el Señor”.

El Obispo quiso, además, hacer mención especial al Santo Rostro que preside el Sagrario “que es símbolo de identificación de nuestra Iglesia de Jaén”.

“El Señor os bendiga a vosotros y a todos los que han hecho posible que hoy estemos aquí, en este templo tan íntimo”, clausuraba.

Dedicación
Tras el canto de las letanías, el Obispo colocaba bajo el altar las reliquias de los mártires, para expresar que todos los que hemos sido bautizados en la muerte de Cristo, y especialmente los que han derramado su sangre por el Señor, participamos de la pasión de Cristo.

Asimismo, Don Amadeo procedió a ungir el Altar con el Santo Crisma. Y tras quemar el incienso y revestir la mesa, se procedía a la iluminación del templo.

Igualmente, el Sagrario quedaba inaugurado, después de la Eucaristía, con el sencillo traslado desde el centro del altar.

Antes de finalizar, D. Juan Francisco Ortiz quiso agradecer a todos los que  han hecho posible “este lugar de encuentro y de oración”. También, se dirigió  a los seminaristas y formadores para pedirles que aprovechen “esta nueva oportunidad de tener tan cerquita de nuestra vida cotidiana, de nuestra vida familiar, al Señor”.

A continuación, Don Amadeo procedió a la firma del acta. La celebración culminaba con el canto a la Virgen y la veneración del altar.

Ya a la salida, el Obispo descubría la placa conmemorativa con la que quedaba inaugurada oficialmente dicha capilla de San Pedro Poveda.

Galería fotográfica: “Dedicación del Altar de la nueva Capilla del Seminario Diocesano de Jaén”

Compartir: