Convivencia con internos del Centro Penitenciario en la parroquia de El Salvador

Como en años anteriores, en la Parroquia de El Salvador de Jaén, y concretamente por medio del equipo de Cáritas, se ha llevado a cabo hace unos días un encuentro-convivencia con unos cuantos internos del Centro Penitenciario de Jaén.

La experiencia no sólo ha sido gozosa al poner rostro concreto a un tipo de pobreza como son los presos, sino también de vivir en nuestras propias carnes las palabras de Jesús: “estuve en la cárcel y vinisteis a verme”. Es experimentar una dimensión viva de la Caridad que es capaz de salir de la rutina semanal del despacho para sentarse a la mesa con el hermano que carece de libertad.

La mañana, después de un desayuno compartido, trajo la visita al Castillo de Santa Catalina, ese mismo que ellos conocen de lejos a través de las ventanas de sus celdas pero al que no habían visitado nunca, así se expresaba alguno de ellos. Y para el almuerzo el equipo había preparado un ágape en las dependencias parroquiales cargado de gestos de delicadeza.

Sentarse a la mesa juntos, hablar de modo distendido de la vida, conocerse mutuamente, expresarse en un diálogo afectivo durante el tiempo del café, fueron momentos muy interesantes. Y después de todo, al final de la convivencia, la Eucaristía presidida por el capellán D. José Luís Cejudo.

Una experiencia en la que se palpaba la presencia del Espíritu. Unas reflexiones que iban pasando de boca en boca de los propios internos, de los voluntarios de la Pastoral Penitenciaria, de un funcionario de la prisión que los acompañaba todo el día, y de los miembros del equipo de Cáritas: todos hemos podido ser presos si hubiéramos tenido las mismas condiciones medioambientales en las que ellos se han criado. Todos somos presos con barrotes que no se ven, pero que no nos hacen del todo libres. Todos nos necesitamos unos a otros. Todos nos apoyamos unos en otros.

Interesante experiencia vivida en la Parroquia de El Salvador, que en ese día se hizo especialmente acogedora. Interesante el equipo de Cáritas que va madurando en la forma de concebir y vivir la Caridad Cristiana. Interesante la labor de la Iglesia en las prisiones, y más concretamente en el Centro Penitencial de Jaén a través de su capellán y del equipo de voluntarios de pastoral. Interesante la presencia de cada uno de los internos que van haciendo un esfuerzo por integrarse en la sociedad conociendo otros modos de vida.

Una experiencia sencilla y profunda a la vez, para comprender en su riqueza lo que es la Caridad Cristiana.

Equipo de Cáritas parroquial       

Compartir: