Cinco nuevos seminaristas comienzan sus estudios de formación este curso

“Soñar, amar, servir, y esperar que me llames, tú, señor, que me miras, tú que sabes mi nombre”.

Con entusiasmo y la mirada puesta en el Señor, comenzamos esta aventura a la que hemos sido llamados para discernir la voluntad de Dios en nuestras vidas.

Pertenecer a este grupo que formamos cinco personas de diferentes edades y lugares de la provincia supone, para cada uno de nosotros, un enriquecimiento tanto personal como espiritual.

Por ello, nos sentimos afortunados y agradecidos por esta oportunidad de crecer y madurar juntos en la fe. Desde este espacio, os transmitimos nuestra alegría y os pedimos vuestra oración para perseverar en esta llamada que estamos sintiendo. ¡Que nuestro Señor Jesucristo, nos ayude, si es su voluntad, a ser buenos servidores del pueblo santo de Dios!

(De izquierda a derecha: Guillermo Ballesteros, Jesús Marchal, José Extremera, Juan García y Jesús Alonso).

Compartir: