Celebración eucarística para conmemorar el 120 aniversario de la ordenación sacerdotal de San Pedro Poveda

El pasado lunes, 17 de abril se cumplía el 120 aniversario de la ordenación sacerdotal, en Guadix, del Padre Poveda, fundador de la Institución Teresiana. Por este motivo, los alumnos del colegio que fundó en Jaén el santo linarense, junto a Josefa Segovia participaron de una Eucaristía en la Santa Iglesia Catedral de Jaén, de la que fue canónigo San Pedro Poveda.

El capellán del colegio, el sacerdote diocesano D. Ildefonso Rueda Jándula presidió la Santa Misa. Sobre el presbiterio, un gran cuadro del Padre Poveda y unas reliquia del santo de Linares.

Durante su homilía, D. Ildefonso Rueda recordó que “el cristiano es aquel que ha tenido experiencia de la Vida Nueva del Resucitado, es decir, de su amor. Precisamente, esa fue la experiencia que configuró la vida de San Pedro Poveda” –y continuó- “Supo leer los signos de los tiempos, y desde aquellas cuevas en la cercana iglesia de Guadix, experimentó la presencia de Dios, que lo llamaba a evangelizar una realidad que es muy actual: la educación y la cultura. Quien ha tenido esa experiencia del Resucitado, de la Vida Nueva, es capaz de descubrir a Dios en todas las cosas, vivir en Él y para Él”.

La homilía concluyó con un mensaje de aliento y esperanza para los niños y jóvenes que cursan sus estudios en el colegio de las Teresianas “El mundo de hoy necesita hombres y mujeres de Dios, que como decía el Santo, son inconfundibles: «No se distinguen porque sean brillantes, ni porque deslumbren, ni por su fortaleza humana, sino por los frutos santos, por aquellos que sentían los apóstoles en el camino de Emaús cuando iban en compañía de Cristo resucitado, a quien no conocían, pero sentían los efectos de su presencia»”.

La Eucaristía estuvo participada por toda la comunidad educativa del colegio fundado por el Padre Poveda en Jaén.

Galería Fotográfica: “Eucaristía por el 120 aniversario de la ordenación sacerdotal del Padre Poveda”

 

Compartir: