Carta Pastoral: «Acogida diocesana de los iconos de la JMJ de Lisboa de 2023»

 

Jaén, 3 de septiembre de 2021

 

Queridos jóvenes:

 

Dentro de unos días (21 de septiembre) vamos a tener la alegría de vivir en nuestra Diócesis un acontecimiento muy especial: pasa por Jaén, camino de Portugal LA CRUZ Y EL ICONO DE LA JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD, QUE SE CELEBRAARÁ EN LISBOA EN EL AÑO 2023.

Para los que sois más jóvenes y no hayáis vivido una experiencia similar, lo que vamos a hacer se parece en algo al recorrido de la llama olímpica, que desde Grecia va caminando, llevada por deportistas de todos los países por los que pasa, hasta el lugar en el que se celebrará la Olimpiada. En el caso de las JMJ “la llama de Amor Viva” es la Cruz de Cristo, acompañado por un icono de la Santísima Virgen, el corazón que guarda todas las cosas de Jesús, y nos enseña cómo dejarle que nos encienda la llama de nuestra fe y de nuestra caridad.

La Cruz y el Icono se custodian en Roma y fueron bendecidos por el Papa San Juan Pablo II, Papa de los jóvenes. Normalmente recorre, diócesis por diócesis, todas las del país en el que se celebran las Jornadas. En este caso, en España, por ser vecinos y porque se espera una presencia masiva de españoles en Lisboa, se nos ha concedido el privilegio de que haga también una breve visita de un día a nuestras diócesis.

A Jaén vendrá el 21 de este mes de septiembre, procedente de Guadix, y tendrá este recorrido, al que invitamos a todos los jóvenes de corazón, ilusión y esperanza a que se acerquen a saludar el paso de la Señal de Vida Cristiana, la que nos identifica, la Cruz de Jesucristo. Es una oportunidad para poner ante ella y ante el amor entrañable de María, su Madre y madre nuestra, todo lo que desde Jaén tengamos que compartir con esos dos amores de nuestra vida cristiana.

Al entrar en la Diócesis pararemos en NOALEJO, y desde allí bendecirá a todos nuestros pueblos. Enseguida, nos trasladaremos a la CATEDRAL DE JAÉN, donde esperamos que esté bien arropada por muchos, celebraremos la Eucaristía, en la que la Cruz se convierte en gracia y salvación para todos. También, visitará el Monasterio de las MADRES CARMELITAS; la vida consagrada tendrá la oportunidad de situar las vocaciones en el corazón de Jesús y de María. A continuación, hará la Cruz de la JMJ una visita obligada: se parará a saludar a NUESTRO PADRE JESÚS, “El Abuelo”, y allí bendecirá a la ciudad de Jaén. Después irá al SEMINARIO para seguir diciendo a nuestros jóvenes: “amigo, amiga, ven y sígueme”.

Como es breve y viajero el paso de la Cruz, se trasladará a LINARES, y será acogida por jóvenes y cuantos quieran estar junto a este precioso símbolo de animación espiritual juvenil del mundo entero, en la PARROQUIA DE SAN SEBASTIÁN, desde donde mirará a todas las situaciones de pobreza, dolor y sufrimiento, especialmente en estos momentos difíciles de pandemia, de nuestra provincia de Jaén. Seguirá su camino hacia BAEZA, y pondrá en oración a los adolescentes, jóvenes y adultos de la Diócesis. Y, para finalizar su recorrido, antes de que siga su camino hacia la Diócesis de Ciudad Real, la custodiarán esa noche, con calor de fe y de sentido cristiano, los jóvenes cofrades de ÚBEDA, en el MONASTERIO DE LAS CLARISAS.

Este es el Plan que hemos preparado. Ahora se trata de que todo el recorrido de la Cruz por nuestra Diócesis tenga calor religioso, especialmente de los amigos jóvenes de Cristo, de los que estamos seguros de que hay muchísimos entre nosotros, y le harán una cálida compañía. A todos y todas de las edades que biológicamente ya no se consideren tan jóvenes, les invitamos a que también se unan y juntos le demos un rostro amoroso de Iglesia a Jesús y a María, que han tenido la delicadeza de visitarnos y bendecirnos en su camino hacia Lisboa.

Con mi efecto y bendición.

 

 

+ Amadeo Rodríguez Magro
Obispo de Jaén

Compartir: