Cáritas Diocesana de Jaén pone en marcha este curso el proyecto “Apadrina un abuelo”

Firma de un convenio con la Residencia Nuestra Señora de la Misericordia de Torreperogil, gestionada por las Hermanitas de los Ancianos Desamparados

Cáritas Diocesana de Jaén pone en marcha el proyecto “Apadrina un abuelo”. La iniciativa, impulsada desde el Programa de Mayores de este organismo de la Iglesia en Jaén, tiene como objetivo primordial aliviar el sentimiento de soledad de las personas mayores en centros residenciales gracias al acompañamiento de jóvenes voluntarios. El director de Cáritas Diocesana de Jaén, Rafael López-Sidro Jiménez, firmó, ayer por la tarde, el convenio con la Residencia Nuestra Señora de la Misericordia de Torreperogil, gestionada por las Hermanitas de los Ancianos Desamparados. Según destacó tras la firma: “Este proyecto tiene una enorme importancia, porque supone el inicio de una nueva iniciativa en Cáritas Diocesana de Jaén con una enorme riqueza. Son jóvenes los que  apadrinan a estos mayores. Es una forma de motivar e incentivar a los jóvenes en la acción de la caridad”, afirmó. “Para Cáritas hay un objetivo prioritario en el que trabajar, como es la soledad. Debemos trabajar contra ella a través del acompañamiento de personas dispuestas a transmitir alegría, esperanza, confianza… Eso es de una riqueza incalculable”, apostilló el director de Cáritas Diocesana de Jaén, quien agradeció a la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados en Torreperogil la acogida a este proyecto.

La responsable del Programa de Mayores de Cáritas Diocesana de Jaén, Lourdes Roldán, explicó que el proyecto busca poner en contacto a una persona joven con una mayor en el ámbito de las residencias. “Se trata de un proyecto confederal que tuvo su germen en Cáritas Girona. En la Diócesis de Jaén, la puesta en marcha supone el culmen de un proceso de un año llevado a cabo en Torreperogil, que ha incluido la explicación del proyecto a los alumnos de 4º de la ESO del IES Gil de Zático, la formación de los jóvenes voluntarios y la materialización en la Residencia Nuestra Señora de la Misericordia”, declaró Roldán. Serán cinco los jóvenes que participen este curso en la iniciativa, mientras que los mayores se seleccionarán desde el centro residencial. “Es clave mantener el compromiso de al menos un año, en el que se encontrarán todas las semanas durante unas dos horas. Ellos mismos pactan el día y la hora de la visita”, añade. La responsable del Programa de Mayores abunda en el compromiso de Cáritas Parroquial de Santa María la Mayor. “A raíz de su participación en la Escuela de Otoño de Cáritas en 2018, en la que se abordó el proyecto, mostraron su interés por emprender este camino. Se trata de un equipo muy activo y dinámico, que busca el acompañamiento de las personas necesitadas desde otra perspectiva, otro ámbito”, declaró Lourdes Roldán. “Cuatro voluntarias de este equipo de Cáritas de Torreperogil se encargarán del seguimiento del proyecto, mientras que Cáritas Diocesana de Jaén aporta el asesoramiento técnico”, aclaró Roldán.

Según la responsable del Programa de Mayores, tanto el joven voluntario como el mayor acompañado salen beneficiados de esta experiencia. “Al joven se le inculcan valores como la solidaridad, la responsabilidad, el respeto y el enriquecimiento con la experiencia del mayor, mientras que este último, de manera primordial, se siente querido e importante para alguien ajeno a su familia, lo que le da una valía superior, y se alivia la soledad”, concluyó.

Programa de Mayores
La Casa Hogar Andrés Cristino, en Andújar, es el principal recurso del Programa de Mayores de Cáritas Diocesana de Jaén. Abierta en el año 1988, el centro cuenta con diez plazas de estancia permanente en el que residen personas autónomas de más de 65 años que se encuentran en situación de necesidad y desamparo, al carecer de familiares próximos que les ayuden o supervisen en sus quehaceres diarios. Se presta una atención integral e individualizada con el objetivo principal de ser para ellos un hogar familiar sustitutorio. Además de este recurso, Cáritas también desarrolla un proyecto de atención domiciliaria, Proyecto Nuestros Mayores. En este caso, además de acompañamiento, se prestan otros cuidados, como limpieza, control de medicación… En Proyecto La Reunión se busca ofrecer un espacio de encuentro en el que se fomentan los  hábitos saludables, el ocio y la relación entre iguales. Lourdes Roldán hace un llamamiento a personas que puedan dedicar parte de su tiempo al acompañamiento de mayores en domicilios, un proyecto con mayor demanda de voluntariado que con el que se cuenta en la actualidad.

Cáritas Diocesana

Compartir: