Cáritas alerta de la cronificación de la pobreza severa en la provincia de Jaén

 

La Memoria 2019, presentada con motivo del Corpus Christi, constata el empeoramiento de las familias que peor lo pasan y apunta a la necesidad de atajar de raíz las causas de la exclusión.

 El Informe sobre Desarrollo y Exclusión Social en Andalucía 2018, elaborado por la Fundación Foessa, apuntaba a la cronificación de la pobreza severa. La Memoria 2019 de Cáritas Diocesana de Jaén, que recoge los datos de la acción caritativa y social de este organismo de la Iglesia jiennense, certifica lo apuntado en el informe: las familias en situación de pobreza severa no solo no mejoran, sino que incrementan sus carencias. Una situación preocupante ante la que se apuesta por un modelo de acompañamiento que permita atajar de raíz las causas de la exclusión. Esta es una de las principales conclusiones de la Memoria 2019 con datos hasta el 31 de diciembre, con la certeza de que la realidad actual refleja un panorama mucho peor debido a las preocupantes consecuencias económicas y sociales derivadas de la situación de pandemia de la covid-19.

El Obispo de Jaén y presidente de Cáritas, Don Amadeo Rodríguez, ha destacado que la principal labor de Cáritas es servir y que sus números reflejan la ayuda realizada. “Los números, por muy espectaculares y completos que son, e invito a conocerlos y leerlos, lo que reflejan de verdad es el amor y la caridad, no solo de la Iglesia, sino la caridad de Cristo por nosotros«. El Prelado ha asegurado que todas las cifras que aparecen son “un abrazo de Jesucristo”, especialmente de aquellos que sienten “el calor y la cercanía de la Iglesia, cuando se está cerca del prójimo”. “Con este mensaje quiero invitaros, a través de esta Memoria de la acción de Cáritas, a que cada uno haga memoria de nuestra caridad en favor de los demás. Que se despierte nuestra actitud de ayuda a todos, especialmente a los más pobres y marginados. Que sepamos estar cerca de todos en todas sus necesidades”, ha afirmado. Ha puesto el acento en tener presentes las ayudas económicas y materiales, pero ha advertido de que muchas veces las principales necesidades son espirituales: “No hay mayor ni mejor obra de caridad que anunciar a Jesucristo a aquel que busca la felicidad”, ha concluido.

El director de Cáritas Diocesana de Jaén, Rafael López-Sidro, ha desgranado los principales datos de la Memoria 2019, en el marco de la campaña institucional “El poder de cada persona”. El pasado año, las ayudas prestadas en la provincia de Jaén alcanzaron las 369.339, lo que supone un incremento de más de 100.000 con respecto a 2018, cuando se alcanzaron las 265.723 personas. El número de personas atendidas (aquellas que solicitan personalmente la ayuda de Cáritas) fue ligeramente inferior con respecto al año pasado, con 13.952, mientras que le número de las personas beneficiadas (aquellas en las que repercute la atención de Cáritas) alcanza las 29.707 personas, superior en cerca de 2.700 personas con respecto a la cifra del año anterior. López-Sidro explica esta diferencia en el incremento de la atención a familias o grupos familiares con más miembros.

Los ingresos alcanzaron los 4,4 millones de euros, unos 250.000 euros menos que en 2018. Como aspecto reseñable, el descenso de las subvenciones públicas a la labor de Cáritas Diocesana de Jaén, con una caída de unos 150.000 euros. Los gastos, sin embargo, se mantienen en una cifra muy similar con respecto al año anterior. El director de Cáritas apunta a que la diferencia negativa entre gastos e ingresos, de algo más de 400.000 euros, ha sido sufragada con fondos propios. “Hemos mantenido los servicios que prestamos total y absolutamente, a pesar de haber descendido los ingresos”, apostilla López-Sidro. El gasto medio por persona beneficiada en 2019 fue de 238,18 euros, ligeramente superior al año anterior.

Perfil de las personas acompañadas

Con respecto al perfil de las personas acompañadas el pasado año por Cáritas, son mayoritariamente mujeres, en un 71,51% de los casos; con edades comprendidas entre los 20 y los 40 años, en un 46%; con escasa formación, estudios primarios en un 30,35%, y de nacionalidad española en el 78,77%. La importancia del binomio desempleo-exclusión se pone de manifiesto con el dato de la situación laboral de las personas acompañadas por Cáritas Diocesana de Jaén, ya que el 81,75% carece de un puesto de trabajo. El director de Cáritas defiende la importancia de intervenir en esta materia. “Facilitar el acceso a un puesto de trabajo es una cuestión prioritaria para Cáritas Diocesana de Jaén, desde el convencimiento de que disponer de un puesto de trabajo es clave para abandonar la pobreza”, defiende. Por eso, destaca la apuesta firme por el Programa de Empleo de Cáritas, desde el que se diseñan itinerarios de inserción laboral para las personas atendidas, que incluyen desde formación hasta asesoramiento para la búsqueda de un empleo. En esta línea, López-Sidro abunda en la consolidación de los proyectos de economía social, ejemplificado en Recuperaciones Redoble, S. L., que además de conseguir en 2019 el reciclado de casi un millón de kilos de ropa, ha posibilitado la inserción de personas en exclusión. “Tenemos proyectos en cartera que apuntan en esa misma dirección».

 1,5 millones en atención primaria
Entre las cifras de la Memoria 2019, más de 1,5 millones de euros se destinaron a atención primaria, es decir, a cubrir las necesidades básicas, como alimentación, vivienda y pago de suministros. En la provincia se prestaron 240.381 ayudas. “Aunque se trata de una cuestión necesaria, tenemos el convencimiento de que nuestras aspiraciones deben ser más ambiciosas. No podemos quedarnos satisfechos con cubrir las necesidades básicas. Debemos aspirar a hacer un acompañamiento serio y profundo. El objetivo debe ser salir de la pobreza”, añade el director. De ahí la importancia de los programas y proyectos con que cuenta Cáritas Diocesana de Jaén.

Otra de las cifras destacadas por Rafael López-Sidro ha sido la asistencia prestada en comedores sociales durante 2019, seis en total -tres durante todo el año y otros tres durante la campaña de recolección de la aceituna-. Se beneficiaron 1.892 personas de 171.851 comidas servidas. “Son cifras que producen escalofríos y que nos deben llevar a reflexionar sobre qué estamos haciendo como sociedad y adoptar medidas que atenúen esta demanda”, reflexiona.

La atención a personas mayores ha implicado la prestación de 60.000 servicios, de los que se beneficiaron 695 mayores, con un gasto de 560.000 euros. El director de Cáritas llama la atención sobre un colectivo cada vez con más peso poblacional, pero, en su opinión, que “continúa sin recibir la atención que merece”. “Nuestra la sociedad no se preocupa adecuada ni suficientemente por ellos. Por ello, es necesario articular medidas, con imaginación, para poner freno a la soledad y que empiecen a sentir la cercanía y el afecto de todos nosotros”, concluye. Otra partida destacable son los 224.000 euros destinados a la atención a personas en situación de dependencia.

Compartir: