Baeza culmina los cultos a Jesús Sacramentado con la octava del Corpus Christi

Intensos días de cultos en honor a Jesús Sacramentado en Baeza en estos días de junio, donde la ciudad, con el fervor y devoción que caracteriza a sus gentes, se reunió en torno a Jesús pan de vida, para celebrar así la Solemnidad del Corpus Christi y su octava.

En los días previos a la celebración del Corpus Christi, las calles y plazas de la ciudad, quisieron revestirse para tal celebración, engalanando los baezanos sus balcones y fachadas para el día grande de la ciudad. De igual forma, los comercios realizaron en sus escaparates sus altares, para que la ciudad luciera cual altar para este día grande.

A pesar de las circunstancias sanitarias que atravesamos, el cuerpo de caballeros horquilleros del Santísimo Sacramento, celebró en el día de la Santísima Trinidad su fiesta principal, donde los horquilleros se unieron en oración compartiendo la Santa Misa y preparando su corazón para el día del Señor. De igual forma, en la noche víspera del Corpus Christi, las secciones locales de A.N.F.E. y A.N.E. celebraron su vigilia de adoración en el templo mayor de la ciudad.

Al no poder los baezanos realizar los altares y alfombras en las calles, portales y plazas de la ciudad, en muchos hogares, se montaron altares en honor al Amor de los Amores.

Con la lonja de la S. I. Catedral de la Natividad de Nuestra Señora embriagada con aromas de juncia y romero, amaneció la ciudad eucarística en un nuevo día del Señor y con él, otra celebración para el recuerdo. Nada impidió, que con la solemnidad que caracteriza a las celebraciones del templo mayor de la ciudad, se pudieran celebrar estos días de cultos a Jesús Eucaristía.

La Solemne festividad del Corpus Christi, fue presidida por el canónigo D. Rogelio Garrido Checa. Al finalizar la Santa Misa, hubo procesión claustral del Santísimo Sacramento desde el altar mayor hasta la capilla dorada, donde estuvo expuesto Jesús Sacramentado hasta primeras horas de la tarde.

Diferentes turnos de vela acompañaron al Señor hasta las 17.30 horas, hora en la que se conectó a través de una pantalla con las vísperas solemnes desde la S.I. Catedral de Jaén, presididas por el Obispo, uniéndose la comunidad cristiana de Baeza a través de la oración con Monseñor Rodríguez Magro, en el día que celebraba el 50 aniversario de su ordenación sacerdotal.

Octava del Corpus Christi

En los días posteriores a la Solemnidad del Corpus Christi, durante todas las tardes en la S.I. Catedral se celebró la octava del Corpus Christi, culminando el domingo 21 de Junio con una celebración presidida por Don Amadeo Rodríguez Magro, Obispo de la Diócesis de Jaén.

Durante la homilía, Monseñor Rodríguez Magro, envuelto en el año jubilar avilista, invitó a los fieles a confiar en el amor de Dios, enfatizando que la Eucaristía es la presencia permanente entre nosotros de la providencia divina. De igual forma, el Obispo invitó a los congregados a ser profetas en tiempos difíciles como el profeta Jeremías, manifestando que “no podemos tener oculta nuestra fe, no podemos tener oculto lo que hemos recibido del Señor y lo que hemos recibido de Dios a lo largo de nuestra vida a través de los sacramentos”

En este último día de la octava del Corpus Christi, se volvió a repetir la bella estampa de S.D.M. en procesión por las naves y claustros del templo entre cantos y devoción.

Antes de finalizar la celebración, el Vicario General de la Diócesis y Deán de la Catedral de Baeza, hizo entrega en nombre del Cabildo Catedral, de la junta administrativa y de todos los baezanos, de un recuerdo a Don Amadeo con motivo del 50 aniversario de su ordenación sacerdotal. También, los allí presentes con los sones del órgano cantaron y felicitaron al Pastor, quien se mostró muy emocionando ante el afecto de las gentes de Baeza, ciudad a la que manifestó, tener un especial cariño.

José García Checa
Baeza

Galería fotográfica: «Octava del Corpus Christi en la Catedral de Baeza» 

Compartir: