Apertura de un nuevo curso de la Comunidad de Encuentro Matrimonial de Jaén

Apertura de un nuevo curso de la Comunidad de Encuentro Matrimonial de Jaén

Ante los retos que hoy se presentan a la vida del matrimonio y de la familia, la Comunidad de Encuentro Matrimonial de Jaén ha comenzado el nuevo curso 08-09 con dos actos, de especial relieve, una convivencia de matrimonios Equipo, Contactos y Animadores, responsables de la animación y de la formación de los matrimonios que formamos esta Comunidad, celebrada el  21 de septiembre de 2008. 

 Nos hemos comprometido en este curso  favorecer, de forma concreta, todo cuanto ayude a hacer una comunidad viva, que quiere decir que los hombres y las mujeres, unidos por el sacramento del matrimonio o en el sacerdocio, como personas, como matrimonio y sacerdotes, manifestemos una forma nueva y atrayente de vida, en nuestra relación matrimonial, de familia y como comunidad. Por ello nuestros objetivos para este y el próximo curso son: “tomar conciencia de que nuestra misión como matrimonio sacramento sigue siendo actual y válida en nuestra sociedad” y “un compromiso de participación en los actos comunitarios, para revitalizar la Comunidad de Encuentro Matrimonial”.
 La apertura de curso, abierta a toda la Comunidad de Encuentro Matrimonial, se ha celebrado el día 4 de octubre, en el Seminario Diocesano. El tema de esta tarde de Comunidad inicial del curso llevaba como título: “La Comunidad: regalo y misión. Comprometidos en amarla y revitalizarla”. La presentación estuvo a cargo de los Coordinadores Locales de Jaén: Carlos y Mª Carmen Martínez Castillo con el sacerdote Manuel Peña Garrido.
 Después de los calurosos saludos por el reencuentro con la Comunidad tras el largo verano, nos dieron la bienvenida a todos, unos ochenta matrimonios y cuatro sacerdotes, dos de ellos de Granada.
 También los Coordinadores de la Comunidad de Encuentro Matrimonial nos expusieron el lema del presente curso: matrimonio, signo de amor para mejorar el mundo.
 Nos animaron a tomar conciencia de que nuestra misión como Matrimonio-Sacramento sigue siendo actual y válida en nuestra sociedad para poder hacer realidad el sueño vivido en el “fin de semana”, cuando nos dijeron que con nuestro amor “podemos cambiar el mundo”.
 Podemos ser “signo de amor en el mundo”, trabajando por los demás, comprometiéndonos en los ambientes de nuestro entorno, con las familias, en la Parroquia, en las distintas organizaciones en que participemos; mostrando nuestro amor y nuestra ilusión en las actividades que realizamos. Tanto las actividades que desarrollemos en Encuentro Matrimonial como en nuestras Parroquias debemos hacerlas con gusto, y que en ellas se refleje nuestro amor matrimonial y nuestro amor a los demás. Seremos “luz y sal” si nuestro testimonio es abierto y responsable, confiando en el Señor, que se sirve de todos para trabajar en su viña y que también tengamos presente que lo que nosotros no hagamos, nadie lo hará por nosotros.
 Nos hicieron caer en la cuenta de lo que nosotros como matrimonio podemos hacer en nuestras Parroquias y en nuestra Diócesis. Debemos ser respuestas de amor para los demás, ser testigos de nuestro propio amor, porque ahora, más que nunca, debemos ser en la sociedad que nos ha tocado vivir “Signo de Amor”.
 Terminó la Tarde de Comunidad con la celebración de la Eucaristía, en ella presentamos todas nuestras ilusiones, peticiones, esperanzas y agradecimientos al Padre para el nuevo curso.
 De esta manera se ha iniciado la marcha de la Comunidad y con las reuniones de los grupos de diálogo.
Resaltamos también el fin de semana original de Noviembre. Vivir la experiencia de un fin de semana de Encuentro Matrimonial es un regalo. Desde estas líneas nuestra más sincera enhorabuena a los siete matrimonios y un sacerdote que han tenido la oportunidad de participar del regalo del fin de semana, los días 7, 8, 9 de Noviembre. Participaron matrimonios de Jaén, Martos, Úbeda, Carchelejo y Granada.
 También resaltar que los próximos días 15 y 16 de Noviembre en Sevilla, se va a vivir un fin de semana para matrimonios y sacerdotes responsables de servicios de la Zona IV, a la que pertenece Andalucía.

 Pepe y María Luisa Jaén Expósito

Compartir: