Acompañando a novios, de toda la Diócesis, en su preparación al matrimonio

El pasado sábado, se ha celebrado el III Encuentro Diocesano de Novios, en esta ocasión en la Parroquia de Santa María Magdalena de Jaén, organizado, por la Delegación diocesana de Familia y Vida, con el fin de estimular a esos jóvenes que están asistiendo en sus comunidades a los diferentes cursos de preparación al Sacramento del Matrimonio, para que no vean “el casamiento como el final del camino, sino que asuman el matrimonio como una vocación que los lanza hacia adelante” (A.L.165).

El encuentro comenzó con la charla “Lo que Romeo y Julieta se perdieron” en la que los novios profundizaron sobre las etapas del amor y los aspectos más característicos de cada una de ellas. Un recorrido que abarcó desde el amor romántico -basado casi exclusivamente en lo sentimientos- hasta el amor espiritual, donde se ponen en juego todas las esferas de la persona:  desde la sexualidad, hasta el aspecto de la voluntad fundamentado en una decisión firme, decidida y consecuente.

Seguidamente, en la capilla del antiguo convento de Santa Úrsula, y bajo la advocación de la venerada imagen de Santa Rita, que también fue fiel esposa y madre, los novios se reunieron delante del Señor, para recibir la bendición de Dios y la fuerza de lo alto ya que la presencia de Cristo, en esta etapa final del noviazgo, es garantía de éxito, para que así la bendición de Dios los guarde hasta el día de sus bodas. D. Agustín Rodríguez, párroco de la Magdalena a partir del himno al amor de san Pablo (cfr. 1 Cor 13, 4-7) les exhortó a vivir ese amor sublime, que el texto paulino nos muestra, sin que se conformen con menos.

Tras reponer fuerzas con una chocolatada, en el incomparable marco del patio de la parroquia, los novios presentes tuvieron la oportunidad de disfrutar de una visita romántica por el casco antiguo de la capital, de la mano de la guía turística Eva Mª de Dios.

Algunos, de los más de 70 participantes procedentes de Jaén,  Baños de la Encina, Guarromán, Martos, Pegalajar y Torredonjimeno estuvieron arropados por los agentes de pastoral familiar y por sus párrocos. Para todos, este encuentro supuso un momento más en la preparación próxima al matrimonio, y una oportunidad más en la que compartir su testimonio personal ante los novios, haciendo pública de forma sencilla su fe y sus convicciones, de modo que se sientan invitados a la vivencia plenamente cristiana del matrimonio y a su incorporación plena, ya como esposos, en sus respectivas comunidades parroquiales.

Ricardo Cobo
Delagación de Familia y Vida

Galería Fotográfica: “III Encuentro diocesano de novios”

Compartir: